Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

jueves, 21 de enero de 2016

Las trece abuelas indígenas



Escribe: José Ribamar Bessa Freire

Proceden de la Amazonia, del Tíbet y Nepal, de la selva africana, de los bosques y sabanas americanas, del Circulo Polar. Integran un Consejo para promover la paz, diagnosticar y curar las enfermedades del planeta.

Todas las abuelas tienen un perfume que solo los nietos pueden sentir. Mi abuela Marelisa tenía impregnado en la piel el aroma embriagador de tabaco y café que persiste en la memoria olfativa, aún hoy, 60 años después. Ella y su pipa, ella y el mortero donde molía café, ella en la terraza de la calle Monsenhor Coutinho de aquella Manaos de otrora. Ya la abuela Filó tenía una inexplicable fragancia de tierra mojada, mezclada con priprioca – una hierba perfumada amazónica, cuya raíz la usaba en infusiones para curar su eterna jaqueca. Como era placentero descansar la cabeza en el regazo de las dos. Era delicioso.

Madre solo hay una. Abuela, dos. La cuota personal de cada uno es esa. Sin embargo, como persona jurídica, hay la posibilidad de aumentarla. El pueblo argentino, por ejemplo, tiene muchas, son las combativas abuelas de la Plaza de Mayo que desarman las armadillas de la memoria en la búsqueda de los nietos desaparecidos de la nación, carentes del aroma de la abuela de la que fueron cruelmente privados.

El planeta también tiene ahora trece abuelas indígenas de cinco continentes, las abuelas del mundo, preocupadas con el destino incierto de hijos y nietos de la Madre Tierra, como informa Regiones Indias, boletín de la Agencia Internacional de Prensa Indígena (AIPIN), editado en México por el periodista mixteco Genaro Bautista. Dos de ellas viven en la Amazonía y de allí propagan sus aromas por el mundo.

Abuelas del mundo
Son trece mujeres de diferentes credos y lenguas que sobrevivieron a enfermedades, guerras, persecución, prisión, pérdida de seres queridos. Procedentes de la floresta amazónica, de las montañas del Tíbet y de Nepal, de la selva tropical africana, de los bosques y sabanas americanas, así como del Círculo Polar Ártico, las abuelas se reunieron en un bosque en los alrededores de Nueva York, en 2004, para entonces crear el Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas, denominado por la ONU Consejo de Paz, destinado a promover la paz en el mundo, diagnosticar y curar las enfermedades del planeta:

-Estamos profundamente horrorizadas con la destrucción sin precedentes de la Madre Tierra, la contaminación del aire, del agua y del suelo, la atrocidad de las guerras, la amenaza de las armas y de los residuos nucleares, el flagelo global de la pobreza, el desperdicio producido por la cultura materialista, las epidemias que amenazan la salud de los seres de la Tierra, la exploración indebida de las medicinas indígenas y la destrucción de nuestros modos de vida tradicionales" - dice el Manifiesto de las Trece Abuelas, proponiendo una nueva alianza de oración, educación y cura de la Madre Tierra para preservarla en pro de las generaciones futuras.

Son "abuelas indígenas" no por el origen, sino por los saberes étnicos que proyectan. Todas son mujeres chamán, consiguen ver en la oscuridad y realizan curas, usando hierbas, raíces y plantas. Reverenciadas como mujeres-medicina, tratan personas, pero quieren curar la Tierra que está postrada y exhausta. En el manifiesto de fundación, demuestran su disposición para "salvaguardar la herencia colectiva de las medicinas tradicionales, defender la práctica de nuestras ceremonias y afirmar públicamente nuestro derecho a usar nuestras plantas medicinales libres de cualquier restricción legal".

Los saberes orales heredados por las trece abuelas las transformaron en verdaderos acervos ambulantes, cuyo contenido contraría al lobo feroz que solo se atiene a lo que está escrito en las bulas y con los colmillos afilados, abre las mandíbulas para exigir "comprobación científica" (sabe Dios lo que eso significa) de las prácticas indígenas de cura. Las abuelas viven lejos, el camino es desierto, pero cuando anden a lo largo del sendero ya no estarán tan solas esas abuelitas que usan con éxito remedios naturales y fitoterápicos, con seguridad equivalente a las recetas alopáticas industrializadas, solo que sin arrogancia ni prepotencia.

La voz de las abuelas
El encuentro de las abuelas está amparado en una antigua profecía: "Cuando las abuelas de los cuatro puntos cardinales comiencen a hablar, estaremos inaugurando una nueva era". Ese momento llegó. Hablan el lenguaje del agua, del fuego, del viento y de las plantas. Una de ellas, citada por el boletín de la Agencia AIPIN, es Julieta Casimiro Pineda, chamán mazateca de Oaxaca, México, que para mantener sus diez hijos trabajó como doméstica, lavando y planchando ropa, en cuanto ejercía furtivamente su "trabajo sagrado" de sabia curandera. Ella y sus colegas fueron recibidas por el Dalai Lama en la India:

-Cada uno de nosotros puede mudar el mundo y las cosas, con pequeños gestos cotidianos, desde que nos levantamos al rayar el día. Depende del modo que usas el agua, la forma como respiras el aire, el modo con que agradeces este nuevo día, la luz del sol, el fuego, la forma con que tocas la tierra y tratas las personas - dijo en esa ocasión Mona Polacca, la abuela hopi. 

En los últimos diez años, las trece abuelas realizaron encuentros periódicos en diferentes países que les exigieron esfuerzos físicos y logísticos, en los que discutieron, con ayuda de traductores, los proyectos solidarios que desenvuelven, intercambiaron saberes y se manifestaron contra la guerra y la pobreza. En 2016, serán recibidas por una comunidad de África. En esos encuentros que duran tres días, celebran también sus rituales:

- Lloramos mucho, reímos mucho, rezamos mucho, cantamos y también danzamos - relata una de las abuelas, la terapeuta floral María Alice Campos Freire de la ONG Centro Medicina da Floresta. Ella vive en la villa Céu do Mapiá, comunidad del Santo Daime, en el Rio Purus, templo sagrado del ayahuasca, cerca de la frontera de Amazonas con Acre, pero nació en Rio de Janeiro, donde militó contra la dictadura militar. Fue presa, torturada, exilada en Chile y amnistiada.

- Yo no soy una persona de una sola raíz. No soy una india, no soy una negra, no soy una blanca. Soy una brasileña, una sudamericana y dentro del grupo de las trece abuelas represento el diálogo entre culturas" - declaró Maria Alice, que comparte la representación en el Consejo con otra brasileña, Clara Shinobu Iura, una paulista hija de inmigrantes japoneses que decidió aproximarse a los saberes indígenas y de los pueblos de la floresta y acabó mudándose también definitivamente a Céu do Mapiá.

No sabemos si las trece abuelas recibieron respuesta a la carta que le entregaron personalmente en el Vaticano, el 22 de octubre de 2005, al Papa Benedicto XVI, pidiendo que revocara la bula papal de 1493 y de los edictos posteriores que fundamentaron la "doctrina de la conquista" y el exterminio, violando los derechos indígenas al castigar como "brujos y hechiceros" a los que empleaban la medicina tradicional. 

Hoy existen en el mundo todo muchas mujeres trabajando en red con ellas. Claro que el Consejo puede abrigar otras más, indígenas y no indígenas, como las "jaryi" guaraní de todas las aldeas o la chamán de Marajó, Zeneida Lima de Araújo, 82 años, que aprendió los secretos de la naturaleza con Mestre Mundico y es bisnieta de Coemitanga, un curandero Sacaca.

El Consejo de estas trece mujeres remite a una cartografía afectiva donde están el cariño y el perfume, pero también la sabiduría y la experiencia de nuestras abuelas. Hasta hoy conservo una cicatriz en el pie derecho, cuando en un partido de fútbol callejero metí el pie en una lata oxidada, abriendo una herida profunda. La matriarca Marelisa lavó con infusión de crajiru – una hierba antiinflamatoria y cicatrizante; molió mastruz, mezcló con aceite de copaíba, hizo una pasta, la calentó en una olla, aplicándola diariamente sobre la herida abierta durante tres semanas. 

Si estuviese viva, la vieja Marelisa podría integrar el Consejo de Paz, como todas las abuelas del mundo. Todavía oigo su voz cariñosa con aquél acento característico de Pau dos Ferros (RN): - Ora tibis! Ven para curarte, carajito!

En boca de abuela, hasta carajito suena bien. Esas historias me dan ganas de incorporar este género tan especial que es ser abuela. A lo mejor, por no haber conocido ningún abuelo, confieso: me gustaría ser abuela.

Las Trece Abuelas Indígenas son:
Aama Bombo (tamang) - Nepal: Ásia.
Agnes Baker Pilgrim (takelma) - Oregon:Estados Unidos.
Beatrice Long (oglala lakota) - Dakota: Estados Unidos.
Bernadette Rebienot (omyene) - Gabón: África.
Clara Shinobu Iura (brasileira) - Amazônia: América del Sur.
Flordemayo (maya) - Guatemala: América Central.
Julieta Casimiro (mazateca) - México:América Central.
Margaret Behan (cheyenne) - Montana: Estados Unidos, América del Norte.
Maria Alice Campos Freire (brasileira) - Amazônia: América del Sur.
Mona Polacca (hopi) - Arizona: EEUU, América del Norte.
Rita Long (oglala lakota) - Black Hills, Dakota del Sur: Estados Unidos.
Rita Pitka Blumenstein (yup'ik) - Círculo Polar Ártico.
Tsering Dolma (gyaltong) – Tibet.

Fuentes: Diário do Amazonas / El Orejiverde – 21 de Enero de 2.016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada