Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

jueves, 18 de enero de 2018

Andrés Artigas



Me quitarán la vida por justiciero y perseguidor de la iniquidad, pero no por traicionero….” – Andrés Artigas. 

Existen personajes históricos que rondan lo legendario. Andrés Guacurarí es uno de ellos. Por sus características de austeridad y entrega resulta muy difícil no enamorarse de una figura como la de Andresito, por lo que aún para aquellos que no presumimos de imparcialidad en el análisis histórico, resulta ser un problema.

Para ubicarlo en su tiempo y ambiente es necesario decir que fue un indio de pura sangre guaraní, nacido presumiblemente en San Borja, actualmente Brasil, en lo que fueron las antiguas misiones Jesuíticas.

La jurisdicción originaria de las Misiones Jesuíticas abarcaba un extenso territorio: Corrientes, Misiones y el Alto Uruguay, hoy Río Grande Do Sur, hasta allí llegaron los luso brasileños en su afán expansionista en búsqueda de tierras fértiles y de carne humana para someterla a la esclavitud.

El Gran sueño de Artigas -entre otros- fue recuperar para sus legítimos dueños los siete pueblos de las Misiones orientales. Es así que los guaraníes adhirieron fervientemente a esta causa y nutridos contingentes se unieron a las tropas Artiguistas.

De acuerdo al “Plan Militar” de Artigas, en 1816 Andresito inicia la marcha desde Santo Tomé con la misión de recuperar los siete pueblos misioneros situados en la banda oriental del río.

“¡Ea, pues copaisanos míos: levantad el sagrado grito de libertad, destruid la tiranía¡“… Como no sumarse a esta causa?. La causa de los “Pueblos Libres”. Como no prestar la lanza y el corazón? en donde ellos: “los mas infelices”: los negros, los zambos, los indios y criollos pobres “serán los más privilegiados”?. ¿Cómo no adherir a esta genuina revolución americana?

Andresito encarna estos sueños y sintetiza los intereses genuinos de la América criolla que pujaba por nacer.

Cuenta más adelante “que cerrando la marcha venían doscientos muchachos indios .Estos indiecitos habían sido apresados antes por los Correntinos y tenidos como esclavos. Andrés los había ido liberando donde los encontraba, apoderándose al mismo tiempo de igual número de hijos de aquellos hombres a cuyo servicio habían estado los indios. Los padres de los niños blancos apresados de esta manera, no sabiendo la suerte que podía esperar a sus hijos, vivían naturalmente en gran angustia y zozobra. Después de mantener prisioneros a estos niños una semana, Andrés hizo comparecer a las madres. Les reprochó duramente la crueldad e injusticia de que se habían hecho culpables ante los pobres indios y apeló al sentimiento de angustia en que se encontraban como la mejor prueba del cargo que les hacía. Pueden llevarse ahora a sus hijos -concluyó- pero recuerden en adelante que las madres indias tienen también corazón”.

Era muy común el robo de niños guaraníes para ser vendidos en Buenos Aires como sirvientes.

Este escrito -casi anecdótico- apenas roza la fenomenal importancia histórica de Andresito en su lucha por la emancipación americana. Sirva al menos para rescatarlo parcialmente del olvido junto a su arisco y altivo pueblo guaraní. 

Fuente Jasy Resto Bar – Puerto Iguazu

5 predicciones del inventor Nikola Tesla que se hicieron realidad más de 100 años después




Tesla fue un inventor, ingeniero mecánico, eléctrico y físico nacido en 1856. Murió en el 43, a los 86 años, pero sus predicciones futuristas le sobrevivieron.Derechos de autor de la imagenLIBRERÍA DEL CONGRESO DE EE.UU.Image captionTesla, además de inventar la electricidad, predijo algunas tecnologías que se harían realidad en las décadas que le sucedieron.

Nikola Tesla fue uno de los grandes inventores del siglo XIX... aunque nunca llegó a ser tan famoso como su archienemigo Thomas Edison, quien, además de ser su mayor rival, fue su jefe.

Sin embargo, el trabajo de Tesla —un ingeniero croata (entonces, el imperio astrohúngaro) de padres serbios emigrado a Estados Unidos— fue vital para desarrollar los sistemas eléctricos que usamos hoy.

Ambos genios protagonizaron un épico cruce de diatribas tecnológicas que se conoce como "la guerra de las corrientes".

Edison apostaba por la corriente continua (CC), que trabajaba a una potencia de 100v y era difícil de convertir a otros voltajes. Pero Tesla pensaba que la corriente alterna (CA) era mejor, pues era más fácil de transportar.

Y aunque Tesla ganó la batalla, fue Edison quien pasó a la historia como "el padre de la electricidad".

Hoy, gracias al empresario sudafricano Elon Musk, su nombre se asocia a los autos eléctricos, ya que Tesla es el nombre de la empresa de la que es director ejecutivo y está especializada precisamente en ese producto.

Pero lo cierto es que Tesla, además de inventar la electricidad, predijo algunas tecnologías que se harían realidad en las décadas que le sucedieron.

Estas fueron algunas de sus predicciones más notables:

1. El wifi


Derechos de autor de la imagenWENJIE DONG/GETTY IMAGESImage captionTesla predijo con un siglo de anterioridad que seríamos capaces de enviar todo tipo de documentos alrededor del mundo sin usar cables.

La obsesión de Tesla con la tecnología sin cables le condujo a desarrollar varios inventos y teorías enfocadas en la transmisión de datos.

Guillermo Marconi fue el primero en enviar cartas en código morse a través del Atlántico, pero Tesla quería llegar más lejos.

El inventor llegó a escribir que un día sería posible transmitir señales telefónicas, documentos, archivos musicales y videos en todo el mundo usando tecnología sin cables. Hoy, es posible a través del wifi.
Y aunque él mismo nunca llegó a lograr tal cosa, su predicción se cumplió en la década de 1990, con la invención de la World Wide Web.

2. Los teléfonos móviles


Derechos de autor de la imagenKEVIN SMART/GETTY IMAGESImage captionEl inventor habló de la "tecnología de bolsillo" cuando ese concepto todavía quedaba muy lejos de hacerse realidad.

Tesla reveló otro de sus pronósticos futuristas en una entrevista con la revista estadounidense Colliers, en 1926.
Desarrollando su idea de que una tecnología capaz de transmitir imágenes, música e incluso video en todo el mundo, acuñó la frase "tecnología de bolsillo", llegando a predecir la invención de los smartphones casi 100 años antes de que se hicieran realidad.

"Podríamos presenciar y escuchar eventos como si estuviéramos presentes", explicó.

Pero ¿imaginó Tesla que la telefonía móvil llegaría a ocupar un lugar tan importante en nuestras vidas?

3. Los drones


Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage captionEl "autómata" que Tesla probó hace 120 años es lo que hoy sería un dron (mucho menos evolucionado).

En 1898, Tesla hizo una demostración de un aparato "autómata"sin cables controlado de forma remota. Hoy, lo llamaríamos un barco de juguete con mando a distancia... o un dron.

Sacando el máximo partido de la comunicación inalámbrica, la robótica y las puertas lógicas (circuitos integrados en un chip), asombró a sus espectadores con esta nueva tecnología, y mucha gente pensó que había un pequeño mono que controlaba el sistema desde dentro.
Tesla creyó que un día las máquinas controladas de manera remota ocuparían un lugar importante en la vida de las personas... y no estuvo lejos de la verdad.

4. Los aviones comerciales de alta velocidad

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage captionEl inventor vaticinó que sería posible llegar de Londres a Nueva York en pocas horas.

Tesla imaginó aeronaves capaces de dar la vuelta al mundo a grandes velocidades y rutas comerciales entre distintos países en las que hubiera capacidad para muchos pasajeros.
"La aplicación más valiosa de la energía inalámbrica será la propulsión de máquinas voladoras sin combustible, Libres de cualquier limitación de los actuales dirigibles. Podremos viajar de Nueva York a Europa en apenas unas pocas horas", aseguraba el inventor.

En aquella época, decir tal cosa podría parecer una locura. Pero Tesla, de nuevo, acertó. Al menos en lo que respecta a la velocidad... Lo de los aviones eléctricos (sin combustible) sigue siendo un sueño futurista.

5. El empoderamiento de la mujer


Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage caption Sheryl Sandbergs, la directora operativa de Facebook, es un ejemplo del empoderamiento de la mujer en el mundo de la tecnología.

Su entrevista de 1926 con Colliers se tituló When Woman Is Boss("Cuando la mujer es la jefa") y se centró en lo que el científico, que entonces tenía 68 años, pensaba sobre las mujeres.

Tesla aseguró que las mujeres usarían la tecnología sin cable para obtener mejor educación, empleo y, en última instancia, convertirse en el sexo dominante.
Aunque es difícil relacionar directamente la tecnología a la emancipación de las mujeres en la vida social y política del último siglo, es evidente que se han convertido en líderes mundiales dentro del sector tecnológico.

Algunos ejemplos son la directora ejecutiva de Yahoo —e ingeniera informática— Marissa Mayer, o la actual directora operativa de Facebook, Sheryl Sandberg. Y mujeres como ellas usan la tecnología, entre muchas otras cosas, para concienciar sobre movimientos feministas globales, como la campaña #metoo.

Fuente
BBC Mundo – 15 de Enero de 2.018

Descubierto el misterio del "cocoliztli", la epidemia que mató a millones de aztecas en México y cuyo origen se ha debatido durante un siglo


Ni el sarampión, ni la viruela ni el tifus causaron tantas muertes entre los indígenas americanos como el "cocoliztli".

A mediados del siglo XVI, la población de indígenas de los territorios que hoy forman parte de Guatemala y México se redujo en 15 millones en un periodo de 5 años.

Además de los estragos que causaron las guerras y la explotación por parte de los españoles, una enfermedad desconocida acabó con la vida de entre un 50 y 80% de los habitantes autóctonos en dos grandes epidemias surgidas en 1545 y 1576.

Los brotes de esta dolencia se denominaron cocoliztli, una palabra de la antigua lengua indígena náhuatl que puede traducirse como enfermedad o mal.

Ahora, un equipo internacional de científicos estima que ese misterioso mal fue en realidad la salmonela.



La población azteca se redujo hasta en un 80% por un mal que no podían explicar. Fuente Getty Images

Enigma
La investigación, publicada el lunes en el diario científico Nature, Ecology and Evolution, identificó el agente patógeno de los restos mortales de decenas de personas enterradas bajo el yacimiento de Yucundaa-Teposcolula, en Oaxaca.

Los científicos a cargo del texto son del Instituto para la Ciencia de la Historia Humana Max Planck (MPI-SHH, por sus siglas en alemán), en Alemania, de la Universidad de Harvard (EE.UU.) y del Instituto Nacional Mexicano de Antropología e Historia (INAH).

En los dientes de los cadáveres de hace más de 500 años se pudieron identificar restos de la bacteria salmonella enterica.

La de Yacundaa-Teposcolula es la única fosa de la que se tenía constancia histórica de que estaban enterrados indios muertos por causa del cocoliztli.

Es la primera vez que este tipo de bacteria se considera como causa de una epidemia de estas magnitudes.



Un método innovador de análisis de ADN antiguo permitió identificar el patógeno en los dientes de cadáveres de más de 500 años.- Fotografia Reuters

Considerada como una de las primeras plagas del mundo, los escritos de la época dicen que la enfermedad provocaba fiebres altas, dolores en el estómago, diarreas y hasta sangrado, lo que provocaba que sus víctimas fallecieran en cuestión de días.

Ninguno de los síntomas se correspondían con las enfermedades conocidas en la época como el sarampión o la malaria.

¿Culpa de los españoles?
La salmonela se descubrió en Europa en la Edad Media, tiempo antes de la llegada de los españoles al territorio americano.

El patógeno se contagia normalmente a través de agua y comida contaminada y los científicos creen que podría haber llegado a México con los animales que traían los españoles en sus barcos, aunque no pueden asegurarlo.



No se tiene la certeza de que hayan sido los españoles quienes hayan llevado el patógeno a América. (Foto: Instituto Nacional de Antropología e Historia).

"Con los datos que tenemos ahora no podemos saber genéticamente si nuestra S. enterica Paratyphi C vino de Europa o si ya existía en México antes de la llegada de los europeos", dice la principal autora del estudio, Åshild Vågene.

Sí existen pruebas circunstanciales, señala, porque no se han encontrado restos de esta bacteria en los indios fallecidos antes de la llegada de los colonizadores.

Lo cierto es que las cartas y documentos del siglo XVI que se conservan hablan incluso de una especie de maldición divina, ya que los indígenas eran los únicos que morían por cocoliztli pero no los españoles.

Fuente
BBC Mundo -  16 de Enero de 2.018

Necesitamos la riqueza de la diversidad...

"Necesitamos de la riqueza que cada pueblo tenga para aportar, y dejar de lado la lógica de creer que existen culturas superiores o inferiores. Un bello «chamal» requiere de tejedores que sepan el arte de armonizar los diferentes materiales y colores; que sepan darle tiempo a cada cosa y a cada etapa. Se podrá imitar industrialmente, pero todos reconoceremos que es una prenda sintéticamente compactada. El arte de la unidad necesita y reclama auténticos artesanos que sepan armonizar las diferencias en los «talleres» de los poblados, de los caminos, de las plazas y paisajes."

Papa Francisco 
Temuco (Chile) - 17 de Enero de 2.018


Fuente Endepa Nacional-
Compartido por Para'í Cintia Elizabeth 


Amo los mundos sutiles, ingravidos y gentiles - Antonio Machado


martes, 16 de enero de 2018

New York Times ensalza al guaraní y destaca su valía social



El influyente periódico estadounidense The New York Times publicó este sábado un artículo en donde destaca la valía del uso del idioma guaraní en el Paraguay y de cómo esto influye en la competitividad profesional y educativa. “La renovación de un orgullo en el guaraní, un idioma largamente despreciado en Paraguay” se titula el artículo publicado este sábado por The New York Times.

El material fue redactado por Myles McCormick con fotografías de Dado Galdieri. Esencialmente, el material rescata el valor histórico del idioma guaraní en el Paraguay, explicando que es el único idioma indígena oficial en América de Sur, pero el enfoque periodístico se centra sobre la utilidad del idioma dentro de la sociedad, el ámbito educativo, profesional y judicial y de cómo este genera una suerte de división de clases y estratos sociales dentro mismo de nuestro país. “El uso del guaraní fue aceptado, durante mucho tiempo, en las calles y en el hogar, pero no apto en las esferas del poder (…) sin embargo, hoy en día, funcionarios e intelectuales en Paraguay están trabajando para promover una imagen positiva del idioma, en un esfuerzo por cumplir el objetivo de la Constitución de 1992 de hacerlo equitativo con el español”, indicó parte de la nota.

McCormick también hace énfasis en la resistencia que notó para la enseñanza del guaraní en aquellas personas que fueron educadas desde pequeñas en ese idioma. “Muchos todavía tienen estereotipos negativos de su idioma y se han rebelado contra sus hijos a quienes enseñan guaraní, con sus sonidos agudos, nasales y guturales. Dicen que el énfasis en español o en un idioma extranjero haría que sus hijos fueran más competitivos en el mercado laboral”, dijo. El artículo también destaca los esfuerzos del Gobierno paraguayo en cuanto a garantizar las defensas legales en los juicios y tribunales en el idioma guaraní. Factor de desigualdad Una de las entrevistas hechas sobre el idioma fue a Andrew Nickson, un conocido investigador, catedrático y estudioso del país, de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido. Él dijo que hablar solo en guaraní es un factor de desigualdad en el Paraguay y que los compatriotas tienen miedo de la burla, por lo que prefieren “agachar la cabeza y callar sus bocas”. En cuanto a la reivindicación del idioma, se menciona que aumentan los nombres de bebés en guaraní y que muchos negocios que abren tienen sus nombres en guaraní. “El contenido en internet del guaraní también se está expandiendo. Vikipetã, la versión en guaraní de Wikipedia, tiene unas 220.000 visitas cada año”, se lee en el artículo. Sobre este punto, Susy Delgado, ganadora del Premio Nacional de Literatura 2017, una poetisa bilingüe, dijo que “estamos rompiendo el encierro (…) no tan rápido como quisiéramos, pero lo estamos rompiendo”. Finalmente, se contó la historia de cómo Santiago Peña, el exprecandidato del cartismo a la presidencia, fue duramente cuestionado por no hablar el idioma. “Una de las razones de la caída del Sr. Peña fue una imagen elitista pintada por sus oponentes, ayudada en gran parte por su incapacidad para hablar guaraní, algo que el Sr. Abdo (Mario, ganador de las internas) no dudó en apuntar durante la campaña”, escribió McCormick. “No era así antes (…) Los políticos sienten esta presión, porque ahora saben que aquellos que no hablan el idioma de la gente están lejos de la gente”, dijo finalmente Maria Gloria Pereira, exdirectora de Currículo del Ministerio de Educación y Ciencias, citada en el artículo del New York Times.

Puede leer el artículo en este enlace (disponible solo en inglés): Newfound Pride in Guaraní, a Language Long Disdained in Paraguay  

Fuentes
ABC Color – Asunción – 6 de Enero de 2.018

Larvas son aliadas naturales de los guaraníes en Argentina


Fotografía cedida por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de larvas cultivadas. EFE/Cortesía Conicet

Pese al rechazo casi instantáneo que produce en la mayoría de la sociedad argentina la idea de comer insectos, existe entre las comunidades guaraníes que habitan al norte del país una práctica ancestral y espiritual de cultivar larvas y que completa no solo su dieta, sino también su boticario.
El vínculo que une a uno de los pueblos indígenas más longevos de Sudamérica, presente en el continente desde hace más de 2,000 años, con el entorno natural que les rodea les llevó a buscar en los seres vivos presentes en él los remedios con los que sanar sus heridas y saciar su hambre cuando los mamíferos que consumían escaseaban.
Unas pequeñas larvas de escarabajo, científicamente denominadas “metamasius hemipterus”, cumplen el cometido: alimentan a los más ancianos cuando sus mandíbulas no aceptan masticar la dura grasa de las presas, sanan las delicadas cicatrices del cordón umbilical de los recién nacidos y limpian los órganos.
“Tienen un beneficio muy amplio, hacen la purificación interna de la sangre, de la vejiga… La sabiduría ancestral no solo consiste en sanar con la medicina sino que proviene del cielo”, confiesa a Efe Santiago Martínez, integrante de la comunidad guaraní Yasi Porá.
Descendiente de esta etnia, hace esta declaración con la misma normalidad con la que admite que acuden al supermercado de la localidad de Puerto Iguazú, situada en la norteña provincia argentina de Misiones, a adquirir productos como pastas y arroces, cuando el cultivo y el consumo de estos insectos forma parte su día a día.
El proceso no es tan simple como parece ya que los gusanos no se comen como bien crecen en la naturaleza: los huevos son depositados en una hendidura que forman en un tipo de palmera específica que habita en el noreste argentino y permanecen ahí durante uno o dos meses, cuando están listas para consumirse.
“Antiguamente las asaban a la brasa porque no tenían instrumentos para cocinar o, si no, cortaban una rama y hacían como un pincho asado. Actualmente, hacen el frito con el propio aceite”, explica Martínez, que describe como las larvas se derriten entre los dedos si no se llevan con suficiente rapidez a la boca.
Es precisamente la grasa que emiten estos insectos lo que más se aprovecha de ellos, ya que llegan a utilizarla para tareas domésticas que van desde eliminar las liendres del cabello a curar los granos de la pubertad.
Tal es la utilidad que le otorga esta etnia a los “tambúes” o “ychos”, como acostumbran a llamar a las orugas, que científicos argentinos se han desplazado a Misiones para estudiar los procedimientos con los que estos pueblos originarios las crían.
En una investigación expedida por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el autor principal del estudio,
Jorge Araujo, se prendó de una comunidad que “conserva su cultura” por estar “inmersa en el bosque” y, por tanto, consigue hacer de esta práctica una “actividad tradicional”.
“Tienen otras formas de vida a la nuestra y van adquiriendo productos de la sociedad occidental pero ellos están muy inmersos en sus prácticas de subsistencia”, comenta en diálogo con Efe.
A pesar de reconocer que las larvas son muy “sabrosas”, Araujo reconoce que, a diferencia de territorios asiáticos donde incluso se industrializa y comercia con el consumo de insectos, en Argentina “la cultura mayoritaria se basa en consumir carne de vacuno” y “esta práctica no está bien vista”.
No es un factor, no obstante, para asumir que las prácticas naturales de comunidades como la guaraní no sean igual o incluso más beneficiosas para la salud de sus integrantes, que subsistieron durante siglos en “equilibrio” con el tratamiento de su ecosistema, algo que les “mantuvo en tranquilidad”.
“Las prácticas ancestrales y la manera de ver la vida la estamos amoldando hacia una nueva forma de vivir pero eso no significa perder las tradiciones, eso lo tenemos siempre en nuestra alma y nuestro espíritu”, remarca con firmeza Martínez.
Fuente
Agencia EFE – 14 de Enero de 2018

No te rindas!


Ser, Diversiad y Respeto


Libertad…


“Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor, es un soldado menos....“
Cuando me marché de mi casa, niño aún, tenía siete años, mi madre me acompañó a la estación, y cuando subí al tren me dijo: "Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida y, el segundo, la libertad para vivir...

Facundo Cabral