Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

domingo, 8 de julio de 2018

La patria nació en quechua y aymará





En 1816 las Actas de la Independencia también se escribieron en lenguas indígenas. Los congresales de Tucumán respetaron así el espíritu de los primeros patriotas, que desde antes de 1810 buscaron formas de convivencia con los pueblos originarios.

El espíritu indigenista de la Revolución de Mayo sobrevoló por aquellos días de julio de 1816 en Tucumán cuando el Congreso de las “Provincias Unidas en Sud-América” declaró la “emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España”.



Uno de los más activos participantes del Congreso, Manuel Belgrano, tuvo una acción decidida en la sesión secreta del 6 de julio: continuando con la defensa de los indígenas iniciada en 1810, propuso una forma de gobierno en la que se tuviera en cuenta a los herederos de los incas, por la “justicia que en sí envuelve la restitución de esta Casa, tan inicuamente despojada del trono por una sangrienta revolución que se evitaría para en lo sucesivo con esta declaración y el entusiasmo general de que se poseerían los habitantes del interior con sola la noticia de un paso para ellos tan lisonjero”.



Esta propuesta, sumada a un ideario que se manifestaba incluso aún un poco antes de los sucesos de Mayo de 1810 - desde las Invasiones Inglesas, cuando las comunidades indígenas de las pampas ofrecieron sus servicios al Cabildo para luchar contra “los colorados”- alimentaron el proyecto de estimular la simpatía de los originarios por la causa independentista, y a instancias de algunos diputados, las actas del 9 de julio fueron traducidas a las lenguas quechua, aymará y guaraní con la correspondiente fórmula de juramento que debían prestar todos los habitantes de la nueva nación..



Fue así como el Congreso, en la sesión del 29 de julio decidió la impresión de 3000 ejemplares del Acta de la Independencia, 1500 en castellano, 1000 en quechua y 500 en aymará. Las impresiones se realizaron en Buenos Aires en dos columnas, castellano y lengua aborigen correspondiente, de acuerdo con los modelos que el propio Congreso remitió, con la recomendación de que “sin el más exacto y escrupuloso cuidado de los impresores o con la menor variación se causa un defecto muy notable a ílas citadas versiones”.



A último momento se canceló la confección de las copias correspondientes en lengua guaraní debido a la ausencia de las provincias del Litoral en las sesiones del Congreso de Tucumán.



Si bien no conocemos bien cuál fue la repercusión que tuvo la famosa Acta entre las comunidades indígenas, lo que si nos parece digno de destacar es la continuidad de una política que los primeros patriotas tuvieron siempre presente: la de convivir con los pueblos indígenas

Fuente: El Orejiverde


miércoles, 4 de julio de 2018

Desde que Soy Yo


Desde que no necesito convencer a las flores
de que son estrellas en la tierra,
desde que aprendí a dejar marchar los veranos
y dejar venir los Inviernos
sin morir en el intento,
desde que tengo y no retengo más mi corazón,
y dejé libres a los pájaros que me brotan de la boca,
desde que no me importa otra cosa
que repartir flores allá donde mis manos tocan.

Desde que soy fiel a mi locura
y canto a mi Madre Tierra
como si fuera a morir mañana,
(que en realidad es cierto)
y rozo con la punta de los dedos
el infinito que late en un poema.
Desde que soy el vuelo de las águilas
y el baile de las abejas,
el sol congelado de una piedra,
la forma efímera de una nube
pintando la bóveda celeste de la existencia.
Desde que no me preocupa nada más
que hacer de cada día el último
o el primero del resto de nacimientos
que están dilatando el mundo
en su proceso de parto.

Desde que soy un fractal de mi propio sueño,
lo más acercado al silencio cuando suspira,
la Nada en su máxima potencia
y el Todo en su vacío,
sin definiciones ni adjetivos,
sin aspirar a nada más
que lo que dentro me late como estrellas
es curioso,
pero desde entonces
las manecillas del reloj me miran de reojo
porque el Amor me mira de frente
y el mundo se para en unos ojos.
Desde que los incendios asolaron
la raíz más profunda de mi bosque
la hiedra se hizo más honda
y ahora trepa hacia la esencia.



Y desde este volcán apasionado,
desde este manantial de ternura
desde este ser que tiembla de amor y miedo,
desde este verso humano
que se escribe y se borra de nuevo,
desde que no le busco más motivo a este poema
que escribir lo que me nace de los dedos,
desde ese no saber el por qué de ninguna estrofa
que me escribe a cada impulso de mis pasos,
desde ese no definirme
porque cada día nazco por vez primera.

¿Sabes?
Desde que encontré caracolas en las montañas
y vi nacer flores en los desiertos
han vuelto a nacer brotes de esperanza
y tréboles de cuatro hojas,
y la vida de repente me sabe a cielo
y el alma me huele a tierra.

Desde que la búsqueda cesó
y nació el profundo encuentro,
desde que no me parezco a nada
porque todo lo contengo,
resulta que me voy pareciendo
cada vez más
a mí.

 Ada Luz Márquez 


martes, 3 de julio de 2018

Guatemala: Rebeldía indígena contra los envases de plástico


San Pedro La Laguna, al occidente de Guatemala, lidera una cruzada medioambiental que puede servir como ejemplo en otras comunidades.
Las mujeres de San Pedro han dejado atrás el uso de bolsas plásticas para reemplazarlas por otras de tela y otros materiales más resistentes. 

El primer municipio de Guatemala donde está prohibido el uso de plásticos es el de una pequeña comunidad indígena. San Pedro La Laguna, al occidente del país, con su alcalde Mauricio Méndez a la cabeza, ha dado un paso adelante que puede servir de ejemplo. “Este pueblo ha sido cómplice y protagonista de las locuras en relación con el medioambiente”, dice Méndez.

El regidor se encontró con su iniciativa a mucho incrédulo, sobre todo porque una situación como esta no es usual en Guatemala. “No ha sido sencillo, muchas de las personas nos sentimos perdidas al principio”, dice Julia, una vendedora del mercado local. “Con el tiempo, e información, fuimos entendiendo lo de ayudar al medioambiente”.

La idea de prohibir el plástico no fue solamente por razones ambientales. Méndez cree que abordar la vida de un pueblo y su desarrollo desde un punto de vista integral, ofrece mayores garantías de éxito que hacerlo de manera aislada. “La idea es generar oportunidades sostenibles. No se trata de ser solamente ambientalistas, sino también apoyar a las mujeres, al sector agrícola y al comercial”, dice Méndez.

Y esa visión le ayudó a crear un sistema en el que todos los ámbitos del pueblo se sintieran partícipes del cambio de hábitos. “Es bastante sencillo realizar labores de limpieza. Las jornadas no llevan más de dos horas”, añade. Según la Municipalidad de San Pedro, hasta el 90% del pueblo se ha subido al barco de la no utilización de plásticos de un solo uso.

De vuelta a las raíces culturales
Si algo ha cambiado con el acuerdo emitido y aprobado en octubre de 2016, ha sido la vuelta a prácticas tradicionales que se estaban perdiendo. El uso de servilletas con motivos mayas dio paso a pequeñas bolsas plásticas para las tortillas, por ejemplo. De acuerdo con la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Atitlán y su Entorno (AMSCLAE) solamente en Panajachel y San Lucas Tolimán, dos de los 15 municipios que rodean al lago de Atitlán, se utilizan 15.000 bolsas plásticas para tortillas a la semana. Ahora las personas traen sus bolsos de tela y de palma para llevar sus compras. La carne, el pollo y el pescado se envuelven en hojas de plátano.


La educación ambiental la que desempeña un papel determinante. No por concienciar acerca de la problemática con el plástico, sino también a la hora de inculcar valores propios de la cultura tzu’tujil. “Ahora vemos el cambio en las casas. Son los niños quienes nos ayudan a los adultos a tener nuevos hábitos, que, de alguna manera, nos lleva a retomar algunos viejos”, cuenta Ángela Rosarina, una tejedora y artesana de la localidad.

El Congreso de Guatemala se encuentra en proceso de aprobar una Ley que regule el uso de plásticos, debido a la grave contaminación de ríos y lagos del país. Hasta que no salga adelante, la gran mayoría de municipalidades no se animan a emular lo hecho en San Pedro La Laguna. “No existe un marco legal que los proteja”, dicen desde AMSCLAE.

Reutilización y cambio de dieta
Después del paso del huracán Stan en 2005, que soterró a toda una comunidad de Santiago Atitlán y mantuvo en precarias condiciones a la mayoría de habitantes de la cuenca, Sussana Heisse, una exprisionera de la extinta Alemania Oriental y residente en Guatemala durante más de 30 años, ideó una solución a la destrucción: usar las botellas Pet como material de construcción.

El Congreso de Guatemala se encuentra en proceso de aprobar una Ley que regule el uso de plásticos, debido a la grave contaminación de ríos y lagos del país.

“Surgió la idea de meter las bolsas plásticas dentro de las botellas. Cada turista toma tres litros de agua, lo que son muchos envases”, dice Heisse. En principio, lo que se buscaba era concentrar la basura. Luego, se vio el potencial de estos envases plásticos, llenos de más plástico compactado, como un posible material de construcción.

Y fue así como nació el ecoladrillo y con él, el deseo de la población de San Marcos de contribuir a reducir la contaminación mediante la separación de la basura. “Lo que la gente entendió es la importancia de separar y clasificar los desechos que producimos diariamente”, añade Heisse.

Los ecoladrillos fueron muy importantes en la reconstrucción de algunos hogares, así como la escuela de San Marcos en 2005. “Se necesita mucha inversión en algo como esto. Simplemente no pudimos continuar con ello”, se lamenta Heisse, quien a través de su ONG Pura Vida Atitlán ha dedicado los últimos 15 años a educar a los niños y niñas sobre temas ambientales y la importancia de evitar el consumo de frituras y comida chatarra.

Aunque continúa apoyando este material, su idea es la de ayudar a entender acerca de los peligros que la comida chatarra, o chucherías, y otros alimentos refinados y procesados presenta para la salud de las personas. A través de Pura Vida Atitlán ha editado varios libros educativos, que han sido reutilizados por el Ministerio de Educación, en los que hace una comparativa entre los aperitivosnaturales, como las frutas, versus los procesados.

Solamente en Panajachel y San Lucas Tolimán, dos de los 15 municipios que rodean al lago de Atitlán, se utilizan 15.000 bolsas plásticas para tortillas a la semana.

“Un banano es más sano y lo compras de tu paisano hermano”, le dice a unos niños que pasan a saludarla. “Guatemala pierde más de 500 millones de quetzales [unos 57 millones de euros] de beneficio económico que va a parar a las arcas de empresas transnacionales. Aquí nos quedamos solo con enfermos de gastritis, úlceras, diabetes y con montañas de basura”.

En esa línea, Méndez comenta que uno de los objetivos que persigue actualmente es la de mostrar a las marcas la cantidad de basura que sus productos producen. “La idea es tener un control de todo lo que consumimos para minimizar la contaminación”, apunta.

No todo es fácil
El cambio ha traído grandes beneficios. El primero, la imagen de ser un lugar amigable con el medioambiente, lo que generó el aumento de un 300% en el turismo. “Eso ha significado un aumento en el comercio, los hoteles y toda la economía del pueblo”, dice Méndez.

Sin embargo, si bien hay algunas facturas que se han reducido, como la del consumo de energía eléctrica y el pago de cuadrillas para la limpieza subacuática del lago, la venta de materiales clasificados aún no levanta. Uno de los planes es involucrar a los grupos de mujeres, para que sean ellas quienes clasifiquen y vendan la basura y así generar sus propios ingresos.

Está, también, el tema de las demandas que la Gremial de Fabricantes de Productos de Plástico interpuso contra Méndez, por considerar inconstitucional la prohibición del plástico. “Atenta contra el libre comercio”, aducen. En la misma línea se expresó el congresista Fernando Linares, quien se opuso a la aprobación de la Ley contra el uso de bolsas plásticas. “La bolsa plástica es de gran utilidad. No hay que castigar a la industria de bolsa, sino a quien la bota sin ningún control”, dijo durante su intervención en el pleno del Congreso.

Todo esto asusta a otras corporaciones municipales que anhelan por aprobar iniciativas similares a las de San Pedro. Sin embargo, ninguna de estas presiones ha hecho retroceder a Méndez. “Irnos separando de los plásticos es muy exitoso. Como pueblo se están dando pasos, muy pequeños, pero que han logrado demostrar al mundo lo que somos capaces, como no ser codependientes de productos que no son de beneficio para el planeta”, concluye.

Fuente: El País (España) – 28 de Junio de 2018

Hace 17 años rige en Argentina el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas



Este martes 3 de julio de 2018, se cumple el 17° aniversario de la ratificación por parte del Estado Argentino, del Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este convenio constituye la herramienta jurídica más importante para la defensa de los Derechos Indígenas.

El mismo, fue  ratificado  en  Argentina a través de la  Ley  N°  24.071, sancionada el 4 de marzo de 1992 y promulgada el 7 de abril de 1992 (publicación B.O. 10/4/92). El Poder Ejecutivo dictó  el  instrumento  de  ratificación el  17  de  abril  del  2000, y depositó dicho instrumento en la OIT el 3 de julio de ese año. Según la reglamentación internacional, el “Convenio  entrará  en  vigor,  para  cada  miembro,  doce  meses  después  de  la  fecha  en  que  haya  sido registrada su ratificación” (Art. 38.3); por ello  se afirma que el Convenio 169 rige en Argentina desde el 3 de julio de 2001.

En sus fundamentos, el Convenio 169 reconoce “Las  aspiraciones  de   esos  Pueblos  (Indígenas)  a  asumir  el  control  de  sus  propias  instituciones  y  formas  de  vida  y  de  su  desarrollo  económico  y  a  mantener  y  fortalecer  sus  identidades,  lenguas y religiones, dentro del marco de los Estados en que viven”. También menciona “la particular contribución de los Pueblos Indígenas y Tribales  a  la  diversidad  cultural,  a  la  armonía  social  y  ecológica  de  la  humanidad y a la cooperación y comprensión Internacionales”.

Derechos
En su artículo 3, el Convenio establece que los Pueblos Indígenas tienen derecho de “gozar   plenamente   de   los   derechos   humanos   y   libertades fundamentales,  sin  obstáculos  ni  discriminación”.

El  artículo  4  contempla  la  necesidad  de  adoptar medidas  especiales  para  salvaguardar  las  personas,  las  instituciones, los  bienes,  el  trabajo,  las  culturas  y  el  medioambiente  de  estos Pueblos. En este sentido establece  que   dichas   medidas   especiales  no deberán  ser  contrarias  a  los  deseos  expresados  libremente  por  los  Pueblos Indígenas.

El  Convenio marca con claridad la exigencia de que  los  Pueblos  Indígenas  sean objeto de consulta en relación con todos los  temas que los afectan. También promueve la participación activa,   de  manera  informada,  previa  y  libre  en  los  procesos  de  desarrollo  y  de  formulación  de  políticas que los afectan.

Sobre ello, el artículo 6 marca que “ La  consulta  a  los  Pueblos  Indígenas  debe  realizarse  a  través  de procedimientos   apropiados, de   buena   fe,   y   a   través   de  sus instituciones  representativas”.

La propiedad Comunitaria
El  Convenio 169   establece  la  obligación  de  los  Estados  de  realizar  las  medidas  necesarias  para  “determinar”  las  tierras  que  los Pueblos  ocupan  tradicionalmente  y  garantizar  la  protección  efectiva  de  estos  derechos,  instituyendo  para  ello  procedimientos  adecuados  para la  resolución  de  los  conflictos  (14.2  y  14.3).  Esta  obligación  del  Estado  de  demarcar,  delimitar  y  titular  los  territorios  comunitarios tiene en la Argentina un cumplimiento parcial y muy cuestionado por las Comunidades y organizaciones de los Pueblos Indígenas.

“Una  problemática  que  ha  surgido  en  estos  últimos  años  y  forma  parte  de  las  tensiones  de  este  tiempo  es  la  reivindicación  de  tierras  comunitarias  por  parte  de  las  Comunidades.  El  derecho  a  la  restitución  es  reconocido  por  el  Convenio 169  OIT  (artículo  14.3).  Se  trata  de tierras  que  los  Pueblos  Indígenas  reclaman  por  haber  sido  despojados  con anterioridad al reconocimiento de los derechos. El Estado argentino no ha normado aún un mecanismo para el ejercicio de este derecho. Pero ello no lo exime de responsabilidad, por cuanto el Convenio169 responsabiliza a los gobiernos de desarrollar, con la participación de los Pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática que promueva la plena efectividad de los derechos sociales, económicos, y culturales, respetando su identidad social y cultural, sus costumbres y tradiciones, y sus instituciones (artículo 2 (b))” indican desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Para el abogado constitucionalista Eduardo Hualpa, especializado en Derechos Indígenas, “el Convenio  169   de  la  OIT revaloriza  la  importancia  especial que para los Pueblos tiene su relación con las tierras y los territorios, subrayando los aspectos colectivos de esa relación”.

Fuente: ENDEPA – 2 de Julio 2018

Alumnos huarpes juran la bandera de su pueblo por primera vez en la región cuyana


La Escuela Pública Autogestionada (EPA) María Delia Gatica de Montiveros fue testigo hoy de un hecho histórico para los pueblos originarios, ya que sus alumnos de cuarto grado juraron lealtad a la bandera Argentina y 21 descendientes de la comunidad Huarpe Pinkanta hicieron su promesa a la bandera que los identifica como “pueblo-nación preexistente”.

Se trata de la primera ceremonia en su tipo que se realiza en la región Cuyo, territorio ancestral de esa comunidad territorial, que agrupa a 34 mil originarios que habitan en Mendoza, San Juan y San Luis.

Durante la ceremonia, la institución que se distingue por la interculturalidad de su currícula y agrupa 1.300 alumnos -300 descendientes huarpes- se convirtió en un cruce de caminos entre la tradicional promesa de lealtad a la bandera argentina y la particular promesa de los pequeños descendientes de la milenaria comunidad.

En diálogo con Télam, Irene Benegas, directora general de las EPA 15, 16 y 17, que se encuentran en el complejo habitacional de las Serranías Puntanas, populoso barrio del sur de esta capital, explicó que la “interculturalidad” es un sello identificatorio de esas escuelas puntanas.


El proyecto se inició “con un gran voto de confianza mutua en la propuesta que la comunidad acercó y que se cristalizó, hace dos años, con la incorporación de 10 “taytas” (maestros huarpes) al plantel efectivo de trabajadores de la educación en los tres niveles con los que cuenta la escuela”, agregó la directora.

“Ellos vivencian su cultura y la transmiten, son ‘taytas’ transmisores de cultura y trabajan en la escuela con un crédito horario, en todos los cursos, llevando la lengua, la cosmovisión y estableciendo un espacio intercultural de respeto”, explicó Benegas.

Por su parte, Adriana Domínguez, directora de nivel inicial y primario, aseguró que “los chicos viven muy naturalmente y aceptan” el ensamble de las dos culturas.
“Se trabajan mucho los contenidos de la currícula común pero desde otro lugar, desde el respeto del medio ambiente, el respeto por el otro, la tolerancia, el amor, valores que están muy debilitados en esta sociedad”, explicó.

Para el “omta” (jefe territorial) Roque Miguel Gil, “es muy fuerte lo que ocurrió hoy, porque es el inicio de un nuevo camino”.

“Para nosotros contar con 21 chicos que deciden mostrar en público su compromiso con nuestra identidad se convierte además en un reaseguro de la transmisión de nuestra cultura tal como lo hemos hecho hasta ahora, de generación en generación”, señaló.

Con una mano sosteniendo su bandera y la otra apoyada sobre su corazón, los pequeños repitieron en lengua originaria la frase “Pukuy ya jurum ya tague cuchuy taytey neñe chaykariguy cucha chuymanay huarpe Pinkanta” (Alumnos hijos Huarpe Pinkanta dan la palabra de vivenciar y trasmitir la cosmovisión Huarpe Pinkanta), para recibir luego un “protector” confeccionado de manera artesanal con hilos y piedras sanluiseñas.

Fuente: M24 Digital (San Luis-Argentina)

Latir

Cuando tu latido
Te dice:
Hay algo más.
Que no puede ser sólo esto el viaje,
Que mi corazón pulsa por volar,
Que con los que hablan
Del alma 
De la fe
Con esos 
Que se animan a buscar
A volar
A dejar
Es con quienes vale
La pena
Hermanar,
Que ya no vale distraerte
Que viniste para algo más.
Que si confiás
En lo que estás dando
Y hormigueas hoja por hoja hacia la cueva
Y no aflojás 
Y no aflojás
Y vos te amás
Todo llega
Todo te espera
Y si es para vos
Lo vas a vibrar. 
De arriba nos nutren
Con alma y con vida
Y se mueve el cosmos
Porque hay Algo atrás
Y porque un tránsito
Te acompaña
Si das víscera 
Si das el alma
Si soltás para confiar 
Si ponés el cuerpo haciendo
Si te abrís para esperar.

(De Arteterapeuta Astrológica)

Fuente
 Tierra Cosmica Sabiduria Ancestral


domingo, 1 de julio de 2018

Vamos a sembrar semillas de Amor...


Recoger tu amor propio de ese lugar en el que lo dejaste para darle la bienvenida y abrazarlo muy fuertemente guardándolo en tu corazón, en ti, porque es sólo tuyo y te pertenece.

Hazlo sin culpar, ni culparte, tan solo, disfruta de amarte tal y como eres, de aprender de las experiencias de la vida y de hacerte más consciente, intuitiva y responsable.

¿Qué energía puedes ser hoy para activar el amor incondicional en tu vida, acogiendo y permitiendo ser guiada por el camino correcto, justo y amoroso?

Vamos a sembrar semillas de amor, felicidad, y prosperidad. 
Cosechas lo que siembras.

Te propongo hacer algo creativo con lo que se te quedó atascado: arte, meditación, juego, rosas, risas. 
Sana tu corazón, sana tu mente. 
¡Libérate! ¡Suelta¡ y ¡Fluye! 
Tu vida está para honrarla, con amor, alegría, celebración y vínculos sanos.

Recuerda...
Soltar no es perder, es agradecer. 
Agradece lo que ya no es. 
Y ábrete a lo que eres. 
Sé tu. 
Sé feliz.

Que nada, ni nadie te quite el amor por la vida, 
camina con el corazón abierto querida corazona. 
¡Te mereces todo lo bueno!

¿Qué quieres iniciar hoy? 
¡¡¡Enfócate!!! Y... cuéntaselo a la luna. 
Crea la vida que te mereces.
¡Confía!

¡Que tu cosecha sea abundante de cosas maravillosas!

La luna y el sol te aman incondicionalmente.

En amor,

~Giselle Guerra~
contacto@giselleguerra.com