Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

viernes, 1 de abril de 2016

La calabaza: generosa planta que nos da los mejores mates


En la actualidad podemos encontrar en el mercado mates de los materiales más diversos: vidrio, cerámica, silicona, acrílico, aluminio, madera, plásticos varios. Pero el clásico mate de calabaza es por consenso generalizado – según expertos y consumidores – el preferido, y el óptimo para un buen mate.

Su nombre científico es Lagenaria siceraria es el nombre científico de esta especie, perteneciente a la familia Cucurbitaceae y es conocida de forma común como: porongo, calabaza de peregrino, guaje, bule, jícaro y melón largo.


Se trata de una planta trepadora anual originaria de Asia y África que puede llegar a alcanzar nueve metros de altura. Tiene unas hermosas flores de color blanco dotadas de unidades reproductivas monoicas, y polinizadas con ayuda de insectos. Su perfume es realmente embriagador. Sus frutos son comestibles cuando todavía están tiernos, mientras que al secarse son el recipiente ideal para preparar mate.

El color de la cáscara es verde brillante al madurar, y va cambiando al verde claro y luego al bronceado o marrón al secarse. En ocasiones, pueden aparecer otros patrones de color debido a la formación de moho o incluso a la exposición a heladas de los frutos aún en la planta.

Curiosamente, en otras latitudes nuestro cotidiano mate es consumido como una verdura. Si el cultivo es de buena calidad, es muy similar en sabor y textura al zucchini (Cucurbita pepo). En China es frecuente en la gastronomía del sur, donde se lo conoce como huzi, y se lo utiliza salteado o en sopas. En el Japón se acostumbra secarlo para su conservación, cortado en tiras que se marinan o salan y se lo llama kampyō, forma parte de numerosos platos vegetarianos. En la India se emplea en currys, y las hojas y brotes tiernos se cuecen y usan en sopas y guisados.

Esta planta crece de forma silvestre en terrenos húmedos y soleados de clima templado a tropical. Su hábitat ideal es en suelos con pH ácido, neutro o alcalino. Los suelos con textura arenosa, franca o arcillosa, son los que le ofrecen mejor base.

Esta planta crece bien en ambientes con mucho sol y moderada humedad, donde logra desarrollarse plenamente y darnos sus frutos, las calabazas con las cuales se fabrican los mates preferidos de los tomadores.

Fuente: Club del Mate

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada