Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

sábado, 2 de abril de 2016

Comandante Pablo Areguati, Un Guaraní en Malvinas


Por Rubén Bourlot

Cobijadas por un manto de neblina, como el de la canción, las islas hoy atrapadas por las garras coloniales tuvieron en otras épocas gobernadores designados por las autoridades rioplatenses. Luis Vernet  fue designado Comandante Político y Militar de las islas Malvinas el 10 de junio de 1829. Pero antes aún hubo autoridades que cumplían esa función, entre otros un guaraní de las Misiones, pero aquerenciado en los pagos de Mandisoví - menos conocido que el Gaucho Rivero -, que fue nombrado Comandante de las irredentas tierras del sur. Fue una fugaz actuación pero de enorme significado como acto de reafirmación de la soberanía sobre el territorio malvinense.

Tras la sustitución del gobierno virreinal en mayo de 1810, todos los territorios pasaron a depender del nuevo gobierno revolucionario, incluyendo las islas Malvinas que en ese momento contaban con un pequeño destacamento militar. A partir de esa fecha fueron varios los actos de posesión. En 1810 la Primera Junta, atendió los reclamos del hasta entonces comandante militar español en Malvinas, Gerardo Bordas, que en vez de dirigirse al virrey español, hizo petición al primer gobierno argentino, que le erogó los sueldos reclamados. En enero de 1811 el gobernador realista de Montevideo, Gaspar de Vigodet decidió reunir todas las fuerzas militares de las que disponía a fin de enfrentar a los revolucionarios de Mayo, por lo que ordenó a las fuerzas existentes en el archipiélago, que estaban a cargo del destacamento, abandonar Puerto Soledad.

En 1820 el marino norteamericano David Jewett, comandante de la "Heroína", fue "comisionado por el Supremo Gobierno de las Provincias Unidas para tomar posesión de las islas en nombre del país a que éstas pertenecen por ley natural". A ese fin, el 6 de noviembre de 1820, enarbolando el pabellón nacional en Puerto Soledad, sobre el fuerte destruido y disparando una salva de 21 cañonazos, tomó posesión de las islas en nombre del "Supremo Gobierno de las Provincias Unidas de Sud-América". En 1821 Jewett fue sustituido por el Teniente Coronel Guillermo Mason.

Carta de Pablo Areguatí describiendo la situación de la expedición
El nombramiento de Areguatí
El 23 de agosto de 1823 Luis Vernet (de Hamburgo) y Jorge Pacheco (de Buenos Aires) "asociados", solicitan al gobierno de Buenos Aires el usufructo de las carnes, cueros y ganado vacuno de la isla Oriental de las Malvinas, haciéndose "cargo de la refacción de los edificios para tenerlos a disposición de las autoridades cuando éstas lo necesitasen". El 28 de agosto por decreto firmado por Martín Rodríguez y Bernardino Rivadavia se les acuerda la concesión, con la habilitación para usufructuar los bienes referidos.

En diciembre Pacheco dirigió un nuevo pedido al gobierno. En él anuncia la próxima partida de la expedición, en la que marchaba el capitán de milicias retirado Don Pablo Areguatí, y para el cual solicita el título de "Comandante de Soledad" sin  goce de sueldo alguno.

Nacido en la aldea San Miguel Arcángel fundada en tiempos del Virreinato del Río de la Plata por misioneros jesuitas, hijo del corregidor de la misma, el guaraní Pascual Areguatí, educado primero por jesuitas, Pedro entró junto con un hermano en el Colegio Real de San Carlos, en Buenos Aires, hacia 1798. Esta institución –por cuyas aulas pasaron Manuel Belgrano, Juan José Paso, Juan José Castelli, Mariano Moreno, Manuel Dorrego, Cornelio Saavedra, Juan Martín de Pueyrredón y Martín Güemes, entre muchos otros nombres de los primeros años de vida argentina– con el correr del tiempo se convertirá en el Colegio Nacional de Buenos Aires. La ocupación portuguesa, en 1801, de los territorios donde había nacido, obligó a su familia a emigrar, como a muchas otras, al lado oriental del río Uruguay, radicándose en Mandisoví, en nuestra provincia. Sin terminar sus estudios volvió junto a su familia para dedicarse a actividades comerciales.

En 1811, Areguatí fue nombrado por Manuel Belgrano como primer alcalde de la refundada Mandisoví (situada en el actual departamento Federación), creada como estancia en 1777 por Juan de San Martín, padre del general José de San Martín. Su paso por Buenos Aires lo había vinculado con las personalidades notables de la época y eso lo sirvió para que en 1814 Gervasio Antonio de Posadas, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, le concediera el grado de capitán de milicias. Estos vínculos provocaron la suspicacia de sus vecinos de Federación que lo veían como un operador del gobierno porteño en territorio de la liga artiguista.

En 1824, ya retirado, el gobierno accedió al pedido de Jorge Pacheco y por decreto del 2 de febrero fue nombrado comandante militar de la isla Soledad, cargo que mantuvo hasta agosto de ese año.


Pablo Areguati había partido de Buenos Aires en enero de 1824 con aproximadamente veintiséis gauchos y desembarcó en Puerto Luis (hoy Soledad) a principios de febrero. La expedición no encontró las mejores condiciones para sobrevivir, según su propio testimonio. El 12 de febrero le envió una carta a Pacheco describiendo la “desesperada situación que estamos padeciendo (…) estamos sin carne, sin galletas y si pólvora para cazar.” Se alimentaban de conejos silvestres asados y carecían de caballos apropiados para siquiera abandonar el campamento.  La expedición colapsó luego de tan solo unos meses y los recibos existentes que aún se conservan en archivos de Buenos Aires demuestran que Areguatí canceló la deuda de los gauchos a su servicio entre julio y agosto de 1824.Todos los miembros de la expedición retornaron a Buenos Aires para agosto de 1824.

Uno de sus hermanos, Andrés Antonio, fue sargento en la expedición de los 33 Orientales, encabezada en 1825 por el general Juan Antonio Lavalleja para liberar la Provincia Oriental –que abarcaba lo que hoy es Uruguay y parte de Río Grande do Sul– entonces en poder de Brasil.

Hoy en la provincia de Entre Ríos el apellido Areguatí se conserva en varios descendientes de aquellos indios misioneros que se afincaron en la zona de Federación como testimonio vivo de un pasado de luchas y conflictos. Así en una lista de revista de la Guardia Nacional con asiento en Concepción del Uruguay, fechada en 1878, encontramos al cabo 2º Enrique Areguatí originario del distrito Moscas.

Un chamamé titulado “Gobernador Guaraní de Malvinas”, de Santiago Delgado, lo recuerda:
Un Sapukái atraviesa
Las naturales fronteras
Y se queda en Las Misiones
Donde empieza esta quimera.

Belgrano en plena campaña
Por el tapé guaraní,
Designa un nativo alcalde
Es don Pablo Areguatí.

El Triunvirato que nombra
Con los honores del caso
Gobernador de Malvinas
A Don Pablo Areguatí.
(Fragmento)

Fuentes:
(Publicado originalmente en revista Orillas).

La Solapa Entrerriana blog.

http://www.fundacionmalvinas.org/contenido/leer/65/nace-la-argentina-independiente/

http://www.territoriodigital.com/notaimpresa.aspx?c=9688652166877308

http://es.wikipedia.org/wiki/Comandancia_militar_de_las_Islas_Malvinas

Bardini, Roberto, El indio que fue comandante militar en las Islas Malvinas, enhttp://www.rebanadasderealidad.com.ar/Notas_de_bardini.htm

 Archivo General de Entre Ríos, Fondo Gobierno, XI Asuntos Militares



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada