Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

lunes, 11 de julio de 2016

Año 1,816: El 80% de Buenos Aires pertenecía a los pueblos originarios y apoyaron la independencia


El 80 por ciento del territorio bonaerense -en 1816- perteneció a los pueblos originarios y siete de sus grandes caciques respaldaron la lucha criolla contra la corona española, afirmó el antropólogo Fernando Pepe.

El especialista, presidente del Colectivo Guías (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social), explicó que “en 1816 la provincia de Buenos Aires se mantenía en lucha constante con los caudillos que gobernaban Córdoba; el sur de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y la Banda oriental, que sería invadida en septiembre de 1816 por los portugueses; y al sur con las comunidades originarias que se oponían al avance que se cernía sobre sus territorios ancestrales”, detalló.

Pepe recordó que “en el norte de Santa Fe y los actuales territorios de Chaco, Formosa y en todo el este de Santiago del Estero las comunidades originarias Guaycurúes, Qom y Pilagá resistirán en libertad hasta la llamada ‘Campaña al desierto verde’ de 1883”.

“La frontera ‘natural’ en el sur de la provincia de Buenos Aires era el río Salado y el territorio al sur del Salado estaba ocupado por numerosas comunidades, en mayor medida de los pueblos Ranquel, Mapuche y Tehuelche, que convivían entre ellos de forma pacífica desde -por lo menos- 13.000 años”, precisó al recordar que “el 80 por ciento del territorio bonaerense pertenecía a esos pueblos originarios”.


“La frontera no se extenderá mucho más hasta la década de 1820, y luego prácticamente no avanzó sobre tierra adentro, lo hará muy lentamente y solo tendrá un avance importante con el establecimiento de la zanja de Alsina entre 1876 y 77, hasta que -finalmente- será eliminada con la campaña del general Roca de 1879, conocida con el eufemismo de la ‘Conquista del Desierto”, afirmó.

El antropólogo recordó que “los principales caciques de estos extensos territorios eran Lincon, Currupilán, Quintelen, Victoriano, quienes en 1806 se ofrecieron para luchar contra las invasiones inglesas. Luego, por la defensa de la revolución contra la corona española lo hicieron los lonkos Epumer, Errepuento y Turuñamquu”.

“El cacique Carrupilún, el más temible cacique de los pampas, señor Virrey y Rey de todas las pampas, firmó un acuerdo con Santiago de Liniers que perduró casi por 15 años; los caciques Quintelen y su sobrino Evinguanau, el hijo de Epumer, fueron recibidos por Chiclana en su carácter de presidente interino del Triunvirato apoyando la lucha independentista”, remarcó.

Pepe sostuvo que “es importante considerar y entender la complejidad que implica hablar de los 200 años de independencia cuando nos referimos tanto al territorio bonaerense como al nacional, donde vemos cómo el Estado, luego de 1816, extendió sus fronteras, de manera paulatina, sobre los territorios habitados por los pueblos originarios”.

“Es decir que hace 200 años la República Argentina estaba configurada geopolíticamente de manera diferente. Y en el desarrollo de este proceso de conformación de los límites políticos y geográficos del país, el Estado nacional fue fijando sus fronteras de acuerdo a las relaciones que iba estableciendo con las diferentes comunidades de la región, con las que construían acuerdos y relaciones político- económicas”, apuntó.

El antropólogo, por último, destacó que a la luz de estos acontecimientos, “es importante reivindicar la activa y necesaria participación que hombres y mujeres de los Pueblos Originarios tuvieron en las luchas de independencia y en la conformación de la Argentina”.

Fuente: El Liberal (Santiago del Estero, 9 de Julio de 2.016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada