Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

domingo, 18 de febrero de 2018

Graviola o guanábana en la lucha contra el Cáncer



Hablamos de la graviola como un elemento terapéutico excepcional, primeramente, porque existen centenares de trabajos de investigación en más de 20 laboratorios del más alto nivel científico sobre ella. Estudios llevados a cabo por autoridades en el campo de la investigación; tales como: el Instituto Nacional del Cáncer; el National Health Center y la Purdue University de Estados Unidos junto con la Facultad de Ciencias Medicas de la Universidad Católica de Corea del Sur, etc.

Dichos trabajos se han llevado a cabo con el fin de establecer la relación entre la graviola o guanábana (anonacea graviola) y el cáncer.  Con una impresionante casuística de miles de casos tratados de cáncer de colon; gástrico; de páncreas; prostático; de mama; cáncer de riñones y también, de pulmones.

¿La Graviola cura el Cáncer?
La Graviola (guanábana o chirimoya brasilera) es un árbol pequeño. Crece 5 a 6 metros de la altura. Tiene hojas grandes; oscuras; verdes y brillantes. Es originaria de la selva tropical del Perú y Brasil. La fruta se vende en los mercados locales de los trópicos, donde es llamada Guanábana o Chirimoya brasileña. Es de hecho, una fruta excelente para hacer bebidas y sorbetes.

Dado que se trata de un producto natural no ‹patentable›, no es posible afirmar esto con certeza y respaldo. Sin embargo existen diversos estudios al respecto; los cuales acreditan la fama que la Graviola o Guanábana tiene al respecto. En dichos estudios se ha podido demostrar este hecho; ya que ha habido excepcionales beneficios en el tratamiento de ciertos tipos de tumores cancerosos. En especial, en aquellos que están localizados en el pulmón, páncreas y próstata.

Este árbol tropical contiene poderosos principios activos anticancerígenos o citostaticos.  Son las llamadas acetogeninas. Principios activos contenidos en la hoja y ramas de la Graviola o Guanábana. Sobre ellos se hicieron estudios in vitro y en vivo siendo comparados con el efecto de la adriamicina (conocido quimioterápico). Según dichas comparaciones, como resultado se estableció como un producto 10.000 veces más potente que el fármaco quimioterápico. Además, son capaces de destruir a las células cancerígenas sin dañar a las células sanas. Al contrario de lo que ocurre con el fármaco; el cual, además de eso, ocasiona nauseas; pérdida de peso y del cabello.

Una alternativa interesante
La Graviola ayuda en el tratamiento contra el cáncer, protegiendo y elevando el sistema inmunológico. Es de hecho, la mejor alternativa cuando no se puede recurrir a la cirugía o a la Cobalto Terapia o Radium Terapia.

También, cuando se tiene que suspender la quimioterapia por su acción iatrogénica (efectos secundarios) sobre el hígado y los riñones.

Con la Graviola o Guanábana no hay incompatibilidades. Muy por el contrario, se complementa muy bien con cualquier tratamiento al cual pueda estar siendo sometido el paciente. Y es más. Mejora la calidad del mismo. Además, no tiene efectos secundarios ni reacciones de intolerancia o alergia.

Graviola o Guanábana – Resultado de los estudios
1976. El Dr. Jerry Mc Laughlin de la Purdue University descubre las acetogeninas de la anonacea Graviola. Estas fueron establecidas como poderosos anticancerígenos. Continuaron esas investigaciones en el Instituto Nacional del cáncer comprobando su efectividad en el tratamiento del cáncer de colon y el de próstata.

El National Health Center lo utilizó también para otros tipos de cáncer (gástrico, de riñones y mama).
La Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Corea del Sur realizó sendos estudios comparativos con la adriamicina (quimioterapico) en tratamientos de cáncer de pulmón.

Como resultado de dichos estudios, se llegó a las siguientes conclusiónes:
Las acetogeninas de la anonacea graviola; derivados de la larga cadena de ácidos grasos tienen una acción directa sobre las mitocondrias; el ATP; el Aparato Reticular de Goldi; y las membranas y plasma celular de las células cancerosas. Estas las destruyen selectivamente y sin dañar las células y tejidos sanos. Además contienen bullatacin; betasitosterol; sitosterol; campesterol; ácido miristico; ácido esteárico; stigmasterol; aminoácidos; vitaminas y minerales que actúan a nivel enzimático y molecular. Actúan protegiendo y elevando los niveles del sistema inmunológico.

Otras Ventajas de Tomar Graviola
La Graviola o Guanábana, además de ser un coadyudante en tratamientos de cáncer de pulmón; hígado; colon; páncreas; riñón y estómago, también resulta ser antibacteriano; antiparasitario; antiespamódico; astringente; febrífugo; hipotensor; sedativo; estomacal y vasodilatador. En muchas partes del mundo se utiliza tradicionalmente también para combatir los estados de ansiedad; depresión y nerviosismo.
En algunas partes del mundo, además de su acción anticancerígena por excelencia; también tiene otros usos ancestrales y tradicionales.
Brasil: por su acción analgésica es utilizada como antirreumática y antifebrifuga.
Haití: como remedio contra la astenia, la gripe y también como antiespasmasmodica.
México: de conocido uso bronquial y antidiarreico.
Panamá: Es utilizada para tratar dispepsias y alergias.
Venezuela: es de uso extendido en las afecciones hepáticas.
Malasia: se utiliza sobre todo, para tratar afecciones reumáticas y dermatológicas.


La Medicina y la Graviola van de la mano
Todas las partes del árbol del Graviola se utilizan en la medicina natural en las zonas tropicales del planeta. En las terapias se incluye también la corteza; las raíces y el fruto con sus semillas. Generalmente la fruta y el zumo se toman para los gusanos y los parásitos. También se utiliza para refrescar fiebres; para aumentar leche después del parto; además de su rol como astringente para la diarrea y la disentería. Las semillas machacadas son utilizadas para combatir parásitos internos y externos: piojos principalmente y gusanos. Las raíces están consideradas un producto  sedativo, antiespasmódico e hipotensor.
Principio activo de la graviola: Alcaloides (Annonaceus Acetogenis); Muricoreacin; Munhexoin C; Mono-tetrahydrofuran; , Acetogenins; Annomuricin E; Miricapetocin.

Uso recomendado de la graviola
Actúa como efectivo antitumoral
Es considerado el mejor anticancerígeno vegetal
Resulta una fruta antiespasmódica
Es además, sedativa
Combate también el asma
Controla la hipertensión
Ayuda a equilibrar los niveles de glucosa. Algo que resulta muy útil en el control de la diabetes
Corrige los desordenes del hígado

Nota importante acerca del Cáncer
Quizás uno de los descubrimientos más importantes, a la par que polémicos relacionados al cáncer; es el de los parásitos. Según una teoría muy valorada de la Dra. Clark; todos los pacientes de cáncer están infectados con parásitos. Los parásitos (los mismos que tienen nuestros perros y gatos) son capaces de producir tanto tóxico dentro del cuerpo con sus excreciones, que simplemente a éste no le queda ninguna defensa contra el cáncer. No puede hacer frente al ataque de las células cancerosas.

Esta es la teoría de la Doctora Hulda Clark cuyo libro «The Cure for All Cancers» (La Cura para Todos los Canceres) ha vendido millones de copias. Hay cientos de miles de personas que dan su testimonio sobre el éxito del tratamiento herbal de la doctora Clark. Dicen haber detenido totalmente el progreso de un cáncer en sus cuerpos con este tratamiento. Este es otro motivo por el que la graviola es efectiva en los tratamientos contra el cáncer. A saber: por su alto valor desparasitante.

Componentes químicos de la graviola o guanábana
Lactonas
Annohexocina
Annomuricina A, B, C y E
Annomutacina
Annopentocinas A, B y C
Muricoreacina
Gigantetronemina
Murihexocina A y C
Javoricina
Isoquinolinas
Anonaine
Anoniine
Atherospermine
Coreximine
Lípidos
Ácidos: gentísico, lignocérico, linoleico, esteárico
Acetogeninas de la hoja de graviola (actividad anticancerígena)
Lactonas
Annomonicina
Annomontacina
Annonacina
Annomuricatina
Annonacinona
Javoricina
La graviola contiene además:
Annomuricatina (proteína)
Ácido linoleico (lípido)
Bullatacin
Bullatacinone
Muricoreacin
Murihexocin C
Annomuricin A
Annomuricin B
Muricatocin A
Muricatocin C
Muricapentocin
Propiedades medicinales de la graviola (demostrado en laboratorio)
Anticancerígeno: Las hojas y brotes tiernos
Antibacteriana: La corteza
Antiparasitario: Las semillas y la corteza
Antiulceroso: La corteza
Galactogogo: El Fruto
Antiespasmódico: Las hojas
Sedativo: Las hojas
Antimalárico: Las hojas
Antidiabético: Las hojas
Vasodilatador: Las hojas
Pectoral: Las flores
Amebicida: La corteza
Vermífugo: La corteza y las hojas
Insecticida: Las hojas y la raíz

Países en que la Graviola ha sido validada como producto de acción medicinal
El estudio de la actividad biológica (efectos medicinales múltiples) de la Annona muricata o Graviola mediante pruebas de laboratorio, se ha realizado en diversos países. Entre ellos:
Estados Unidos
República de Guyana
Indonesia
China
Filipinas
Surinam
Trinidad y Tobago
República Dominicana
Puerto Rico
Colombia
Brasil

A continuación, un pequeño glosario:
Cáncer: Hiperplasia de un tejido. Se produce como resultado del aumento anormal del número de sus células (expansión clonal de una célula alterada)  por el efecto de un oncogén.

Oncogén: Gen susceptible de desarrollar cáncer. Éste está presente en el núcleo de las células de las personas genéticamente predispuestas.

Los oncogenes se trasmiten en forma hereditaria y están presentes en las células en una forma inactiva. No se expresan siempre, debido a que están reprimidos por los genes normales que se encargan de actuar como inhibidores de contacto.

Oncogénico: Término relacionado al cáncer. Es la resistencia de la célula cancerosa a las Drogas Quimioterápicas. Es un mecanismo de Acción.

Algunas células cancerosas desarrollan resistencia a múltiples drogas (MDR). El doctor Mc Laughlin (Universidad de Pardue, California) nos lo explica. Él dice que esta resistencia que presenta un pequeño porcentaje de células, se debe a que desarrollan una bomba mediada por una P-glicoproteína. Esta es capaz de expulsar a los agentes anticáncer (drogas quimioterápicas) fuera de las célula antes de que puedan matarla. Este hecho hace que se mantenga activo el foco celular oncogénico. El proceso de expulsión de los agentes anticáncer de la célula, mediante dicha bomba; requiere de grandes cantidades de Adenosin Tri-Phosfato o ATP (energía). Esta bomba no está presente en las células normales.

Acetogeninas
Se ha despertado mucho interés últimamente en los productos químicos que han demostrado característica antitumoral potente. Varios grupos de investigación están intentando sintetizar estos productos químicos para las drogas quimioterapéuticas nuevas. En una revisión del diario de productos naturales en 1.999 observaron: «las acetogénesis de las anonáceas, son los agentes antitumorales y pesticidas nuevos más prometedores. Se encuentran solamente en el annonaceae de la familia de la planta».

Otra revisión en los estados científicos del informe 1997-1998 de Skaggs, indica que las «acetogénesis de anonáceas, tienen actividades muy marcadas. Estas son citotóxicas; antitumorales; antimalariales; inmunosupresivas; pesticidas; y antimetastasis muy notables».

Sabia que…
Diferentes químicos alcaloides presentes en las semillas y raíces de la graviola, han demostrado algunos efectos preliminares neurotóxicos.

Fuente
Linea y Salud
http://www.lineaysalud.com/salud/medicinas-alternativas/graviola-guanabana
Última revisión: Enero 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario