Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

lunes, 16 de enero de 2017

Emperatriz Leopoldinense: La Escuela de Samba que desafia el Agronegocio


El Carnaval de 2017, que ni siquiera ha comenzado, ya se ha vestido de polémica. Mientras miles de personas se lanzan a las calles de Río de Janeiro bañadas en purpurina en lo que los cariocas llaman de pre-carnaval, los señores del mundo rural rugen furiosos a miles de kilómetros de aquí. La razón es el tema del desfile de una de las escuelas de samba que brillará en el Sambódromo, a partir del 24 de febrero.

La escuela Emperatriz Leopoldinense ha decidido romper la norma no escrita de no representar asuntos demasiados espinosos y dedicará su desfile a las tribus del Xingú, un parque indígena del tamaño de Bélgica, en el centro-oeste del país. Territorio indígena protegido desde 1961, el entorno del parque no deja de sufrir los impactos de la deforestación ilegal, los pesticidas o de la macro-obra de la central hidroeléctrica de Belo Monte.

Miembros de la tribu Xingú con la bandera de la escuela de samba Emperatriz Leopoldinense

La letra de la canción es un homenaje a la naturaleza, a las tribus y una crítica al hombre blanco que amenaza su supervivencia. “El jardín sagrado el caraíba [referencia al hombre blanco] descubrió / Sangra el corazón de mi Brasil/ el bello monstruo [la hidroeléctrica] roba las tierras de sus hijos/ devora el bosque y seca los ríos/ tanta riqueza que la codicia destruyó”, dice la música. Durante el desfile también bailará un ala de la comitiva disfrazada de aspersores de pesticida.
Los acordes han sentado como un tiro a los poderosos representantes del agronegocio que, sintiéndose aludidos, se autodenominan los salvadores de un Brasil en crisis. Asociaciones de ganaderos, de plantadores de caña de azúcar y hasta de ingenieros agrónomos han puesto el grito en el cielo en cartas públicas de repudio. “El abordaje generalista propuesto por la Emperatriz Leopoldinense sobre el productor rural, sin separar el grano de la paja, es incorrecta, injusta e inadecuada, con tendencia típicamente alarmista característica de la línea de pensamiento seudoambientalista”, dijeron en su nota los ingenieros agrónomos. “El rural brasileño debería ser reverenciado por estar salvando el país de la bancarrota hace décadas, al representar, por su competencia, 22% del PIB y generar el 37% de los empleos del país”, recordaron en sus cartas. Otras manifestaciones del mundo rural han sido mucho menos comedidas.

Los responsables de la escuela ya han dejado de leer los insultos que han recibido desde que se hizo público su enredo. “La polémica ha puesto de manifiesto un enorme prejuicio y racismo contra los indios y contra la escuela”, lamenta el director creativo del desfile, Cahe Rodrigues. “Nuestra crítica se basa en el uso indebido de pesticidas que contamina ríos, mata peces y causa daños muy serios en la vida del ser humano, así como otras agresiones a la naturaleza que llevan a los indios al desespero. La escuela nunca pretendió ofender el agronegocio, fueron ellos los que se sintieron aludidos”.

Fuente : El País, 15 de Enero de 2.017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada