Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

lunes, 1 de febrero de 2016

La verdadera Kamberra y el retardo de un reconocimiento

Hace poco, la cámara baja del parlamento australiano reconoció, con bastante retardo, a los aborígenes como los primeros habitantes originales de este gran país insular. 
La noticia podrá sonar como un chiste de mal gusto, y no a propósito de que esta revelación, aparentemente elucubrada por la clase política australiana, raye en sospecha o en una reverenda falacia, sino porque dicha aseveración es una perogrullada, oficialmente reconocida por uno de los cimientos coloniales más crueles después de América y África.

Y no es para menos, tomando en cuenta que el background de esta propuesta de ley, está manchada por una suerte de "arrepentimiento histórico" por parte de las clases blancas dominantes. 

Pero el decreto de esta ley, en cuyos estatutos reconoce a todos los indígenas con un "estatus especial", no solamente cuenta con el respaldo del parlamento y del senado, sino que además contempla a los habitantes ancestrales dentro de la isla, y a todos los nativos de las Islas del Estrecho de Torres, enclavadas entre Australia y Papúa Nueva Guinea. La propuesta es muy tentadora, ya que prepara los cauces para la celebración de un referendo que prometa los mecanismos jurídicos y políticos encaminados a la autodeterminación de estos pueblos.


Hace una semana fue un día muy significativo para los diversos grupos étnicos de Australia, comenzando por las memorables tribus Ngunnawal, Walgalu, los Yuin y los aguerridos Ngarigo, quienes habitaron las vastas tierras donde irónicamente se edificó la ciudad diplomática de Camberra en 1908, actualmente sede de las instituciones de gobierno, el palacio de justicia, diversos edificios ministeriales y el soberbio parlamento de Canberra. 

La palabra "Kanberra" es un vocablo autóctono, viene de la lengua Ngunnawal, y significa "lugar de los encuentros". Quizá los aborígenes australianos tuvieron que esperar más de dos siglos desde aquel día gris en que los primeros colonos británicos arribaron atiborrados con pertrechos de guerra y aires de vaqueros, al mejor estilo de un western americano; con caballos, escopetas y ávida sed de riqueza, para que, paradójicamente, 225 años más tarde, en las mismas tierras aborígenes donde está ubicada la cámara parlamentaria de Camberra, se hable de un verdadero lugar de los encuentros.

Escrito: Larry Montenegro Baena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada