Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Chapecó, tierra de guerreros


La tragedia del Chapecoense llevó a toda su comunidad a considerar como guerreros a los futbolistas fallecidos, una suerte de legatarios del mítico líder kaingang Vitorino Condá.

Chapecó siempre fue tierra de guerreros. Así era Vitorino Condá, el líder indígena kaingang que a mediados del siglo XIX luchó para que su pueblo conservara las tierras del oeste de Santa Catarina. Su leyenda bautizó el estadio del Chapecoense, un equipo que tuvo que pelear mucho para hacerse grande, hasta que la tragedia del pasado lunes los dejó desolados. La estatua del Cacique Condá, que custodia la llegada al estadio Arena Condá, se encuentra ahora rodeada del luto de esta ciudad sureña, que hasta su madrugada más terrible planeaba los festejos de su centenario en 2017, con el sueño de celebrarlo junto a la Copa Sudamericana.

Por estos días en que toda una ciudad se prepara como puede para recibir y honrar a sus muertos, nos detenemos brevemente en la figura del mítico cacique, quien según refiere la historia tenía derecho sobre el territorio que ocupaba con su comunidad, estableciendo resistencias contra los colonos, y que fue capaz de asegurar que los kaingang continuaran viviendo como hombres libres en sus propias tierras ancestrales.


Hoy en día, el pueblo Conda está a unos 15 kilómetros del centro de Chapecó y su nombre, a pesar de ser entendido como un símbolo de resistencia cultural, es visto por los chapecoenses como un emblema de la unidad y la paz, valores que representan una ayuda espiritual en estos tiempos tan funestos para las familias de las víctimas.

En las montañas de Medellín, se quebró el equipo que consiguió ilusionar a Chapecó en un tiempo presente poblado de conflictos económicos y sociales, un equipo que representaba los valores de un pueblo que no renegó de su pasado histórico, que lo llevó a bautizar su estadio con el nombre de un cacique, uno de los pocos casos en América Latina.

Dicen que en uno de los arcos del estadio del Chapecoense se puede leer una pancarta que la hinchada ha dejado en gratitud a estos héroes: "eternamente campeones, gracias guerreros".

Que el espíritu del mítico Vitorino Condá acompañe a estos deportistas y de consuelo y templanza a su gente.

Fuentes:
El Orejiverde
AFP
https://www.afp.com/es/noticias/210/la-batalla-mas-dura-de-los-guerreros-de-chapeco
Vavel
http://www.vavel.com/br/futebol/chapecoense

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada