Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

domingo, 5 de mayo de 2013

Los Esquimales distinguen más de 30 tonos de color blanco


Para los que habitamos otro lugar, generalmente el blanco es uno, pero los esquimales, que viven rodeados de nieve, reconocen más de 30 tipos de tonalidades del blanco transformándose en una facultad visual muy importantes para ellos.

Diferenciar los distintos tonos de blancos es un sistema de defensa y sobrevivencia para los esquimales.

La palabra esquimal ha sido utilizada durante muchos años por los europeos y por los americanos para referirse a los los distintos pueblos indígenas que habitan las regiones árticas de América y parte de Siberia. Se denomina así a dos grupos étnicos relacionados: Los inuit y los yupik aunque no es una palabra de esa región. Se piensa que es una palabra de los indios Ojibva que significa "comedores de carne cruda". Por lo general los habitantes del Ártico, se referian asimismos con palabras que significaban "seres humanos verdaderos"

A pesar de que no forman ni pertenecen a ninguna nación y habitan una superficie muy extensa con escasas ocasiones de reunión, han conservado sus hábitos y su cultura con una uniformidad impresionante. Después de un aislamiento tan extremo, es el contacto con la civilización occidental lo que más ha alterado sus modos de vida. Pese a ello, son un pueblo solidario, pacífico y hospitalario.

Su religión cree en la existencia de seres superiores a los que no es necesario rendir culto ni rezar. Sedna es la diosa del mar y Sila el espíritu del aire. La Luna, que vive en incesto con su hermano el Sol, es la diosa de la reproducción. Creen también en muchos espíritus que habitan en todos los seres y objetos de la naturaleza y entienden la enfermedad como un mal que roba el alma. Sus hechiceros utilizan un lenguaje ritual pero en general se limitan a conjurar sortilegios y preparar amuletos para protegerse de los espíritus. También realizan rituales para intentar controlar la meteorología y establecer un vínculo con los espíritus.

Son el ejemplo perfecto de adaptación al medio, concretamente a unas condiciones que por su dureza no permiten siquiera el crecimiento de ninguna planta, por lo que su actividad es únicamente de caza y pesca. Las teorías más extendidas afirman que su asentamiento en las regiones más frías del planeta se debe al rechazo de que fueron objeto por parte de los indios americanos hace 12.000 años cuando llegaron a Alaska desde el nordeste de Asia y a través del Estrecho de Bering. 

Su convivencia se basa en la hospitalidad y la camaradería. Sus pocas disputan se resuelven pacíficamente mediante una especie de ritual poético-musical (tordlotut) en que intentan ridiculizarse mutuamente ante la asamblea tribal. El jefe se limita a liderar las expediciones de caza, por lo que es siempre el mejor cazador. Se establece un cierto comercio de trueque entre los esquimales de la costa y los del interior, mediante un tipo de expediciones comerciales en los que la tacañería y el regateo están considerados de pésimo gusto.

Desde el siglo XVIII se ha extendido entre ellos la fe del cristianismo como consecuencia de su contacto con misioneros, tramperos y comerciantes norteamericanos, que también trajeron enfermedades que les eran desconocidas (tuberculosis, gripe, sífilis, alcoholismo). La poca fecundidad de las mujeres y la alta mortalidad infantil hizo peligrar su supervivencia como raza aunque durante este siglo se ha ido recuperando.

Sin embargo su mayor amenaza es el descubrimiento de que debajo del hielo que habitan se esconden vastos yacimientos de petróleo y gas natural. El hecho de que no tengan una organización nacional y su carácter abierto y afable les sitúan en una posición desventajosa que hace peligrar su forma de vida.

Fuente: Culturas Originarias.

1 comentario: