Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

sábado, 28 de julio de 2012

Apacheta

La apacheta generalmente es un pequeño altar indígena de forma semicónica que levantan los cerreros del noroeste argentino y los del Altiplano boliviano y peruano, en homenaje a la Pachamama.

Frente a ella no pasan sin dejar su  ofrenda que bien puede ser un acullico, la chicha o la aloja o una piedra que levantan en el camino y que pasa a engrosar el montículo. 


Se le pide a la Pachamama en el transitar que aleje el cansancio y haga feliz el viaje. Es una forma de agradecimiento además de darse fuerzas y resistencia en el camino.

Glosario
Acullico : bocado de hojas de coca que los coyas mastican constantemente.
Chicha : bebida alcohólica que resulta de la fermentación del maíz.
Aloja : cerveza de algarroba blanca.

Fuentes
Imaginario.org.ar
www.ciudaddehumahuaca.com

viernes, 20 de julio de 2012

Juego Típico JAGUARETE KORA (Yaguareté)

Es un juego que usualmente lo juegan en el suelo los niños guaraníes. Consiste en cuatro gráficas del juego ta-te-ti supuestas formando un gran cuadrado más una zona triangula ubicada en la parte inferior denominada cueva (Kora, en lengua guaraní).

Al iniciarse el mismo se ubican 15 (quince) perros en el extremo superior (o sea en dos casillas completas del símil ta-te-ti) en tanto en la parte inferior de la cueva se ubica el yaguareté.


El juego se inicia con una movida del yaguareté y luego es el turno de los perros intercambiándose el turno de a uno por vez en los movimientos.



La misión de los perros consiste en encerrar al yaguareté y dejarlo sin movimientos (los perros no pueden “comer” al yaguareté, su misión es encerrarlo). En cambio el yaguareté para triunfar debe “devorar” a los perros saltando por arriba de los mismos a la manera del ta-te-ti, siempre que pueda de a uno por vez.




Ganan los perros si encierran al yaguareté y gana el yaguareté si elimina a los perros.

Si quedan 7 (siete) perros en el tablero ya se puede declarar vencedor al yaguareté ya que es imposible encerrarlo.

Es un magnífico juego de estrategia que ha sido transmitido de generación a generación de manera oral y practicándolo en comunidades guaraníes.



Textos y fotos: José Javier Rodas



sábado, 14 de julio de 2012

MBIR, nombre guaraní de un cráter de una luna en Saturno.

La Unión Astronómica Internacional designo con el nombre de MBIR a un cráter de la luna Rhea.

Dentro de la mitología guaraní, MBIR era el gusano creador que surgió en las aguas primigenias, se convirtió posteriormente en humano y pobló el mundo.

Rhea es la segunda mayor luna que orbita en Saturno, tiene aproximadamente la mitad del tamaño de nuestra luna y está formada totalmente de hielo, mediciones de la sonda Cassini hacen suponer que Rhea tiene un sistema de anillos propio, dichos anillos estarían formados por pequeñas rocas.

Mbir

La ficha técnica del cráter es el siguiente:
Nombre: MBIR
Latitud: 46.6º
Longitud: 311.9º
Diámetro: 46 kilómetros.
Día de aprobación del nombre: 17 de Junio de 2.010

Fuente: Fundación CEDIA

jueves, 5 de julio de 2012

Puente del Inca – Leyenda Calchaquí

Cuenta la leyenda que hace muchos, muchísimos años, el heredero del trono del Imperio Inca, se debatía entre la vida y la muerte, siendo víctima de una extraña y misteriosa enfermedad.

Las curas, rezos y recursos de los hechiceros nada lograban y desesperaban por no poder devolverle la salud.

El pueblo amaba intensa y entrañablemente al Príncipe de los Incas , invocaba a sus Dioses y realizaba sacrificios en su honor.

Fueron convocados los más grandes sabios del reino, quienes afirmaron que sólo podría sanarlo el maravilloso poder del agua de una vertiente, ubicada en una lejana comarca.

Partieron en numerosa caravana, vencieron infinidad de dificultades, marcharon durante meses en que veían agotadas sus fuerzas, y un día se detuvieron ante una profunda quebrada, en cuyo fondo corrían las aguas de un tempestuoso río.

Enfrente, en el lado opuesto, se observaba el codiciado manantial, pero... ¿cómo hacer para llegar a ese inaccesible lugar?

Meditaron durante mucho tiempo, tratando de buscar una forma de llegar hasta las milagrosas aguas, pero todo era en vano.



Cuando ya la desesperación los dominaba: aconteció un hecho extraordinario: de pronto se oscureció el cielo, tembló el piso granítico y vieron caer, desde las altas cimas, enormes moles de piedra que producían un estrépito aterrador.

Pasado el estruendo, y más calmado el ánimo, los indígenas divisaron asombrados, un puente que les permitía llegar sin dificultad hasta la fuente maravillosa. Transportaron hacia ella al Príncipe, quien bebió de sus aguas y bien pronto recuperó la salud.

La omnipotencia del Dios Inti, el Sol, y de Mama-Quilla, la Luna, habían realizado el milagro.
Así surgió, según la leyenda, ese arco monumental de piedra, que recibió el nombre de Puente del Inca, que se levanta custodiado por el Aconcagua, rodeado por la imponente belleza de los Andes.