Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

domingo, 5 de febrero de 2017

Carta al Profesor de mi Hijo


Estimado Profesor:
Él tiene que aprender que no todos los hombres son justos, no todos son verdaderos, pero por favor decirle que para cada villano hay un héroe, que para cada para cada egoísta, también hay un líder dedicado. Enséñele que para cada enemigo, allí también habrá un amigo. Enséñele que es mejor obtener una moneda ganada con el sudor de su frente que una moneda robada.
Enséñele a perder, pero también para aprender a disfrutar la victoria, háblele de la envidia y sáquelo de ella, dele a conocer la profunda alegría de la sonrisa silenciosa, y a maravillarse con los libros, pero deje que él también aprenda con el cielo, las flores en el campo, las montañas y valles.
En las bromas con amigos, explíquele que más vale una derrota honrosa que una victoria vergonzosa.
Enséñele a creer en sí mismo, incluso si está solo frente a todo el mundo. Enséñele a ser suave con los gentiles y ser duro con los duros, enséñele a nunca entrar en un tren, solo porque otros no trataron.
Enséñele a escuchar a todos, pero en la hora de la verdad, decidir solo, enséñele a reír cuando esté triste y explíquele que a veces los hombres también lloran.
Enséñele a ignorar las multitudes que claman sangre y a luchar sólo contra todo el mundo, si piensa que es justo.

Trátelo bien, pero no lo mime, ya que sólo en la prueba de fuego se sabe que el acero es real. Déjelo tener el coraje de ser impaciente y a tener el coraje con paciencia.
Transmítale una fe sublime en sí mismo, porque sólo entonces podrá tener fe en los hombres.
Sé que pido mucho, pero vea lo que puede hacer, querido profesor.


Este escrito esta atribuido a Abraham Lincoln en 1830. Tendría el 21 años...
Pero lamentablemente, lo más probable es que esta hermosa carta sea FALSA. En el sitio biblioteca abrahamlincolnonline, dedicado al decimosexto presidente de EEUU, este documento no aparece. Tampoco se encuentra en el sitio de la librería del congreso de EEUU.
Al parecer la carta salió a la luz en el sitio de profesores de Nueva Deli, en la India. Y reportada por Thomas E. Scwartz en el articulo “Lincoln Never Said That,” para la edición de finales de 2001 de People, el newsletter de la asociación Abraham Lincoln .
Sí, seguro que todos queremos que existan los unicornios azules, los dragones majestuosos y los políticos honestos; pero todos son parte de tu imaginación.
Todos desearían que la carta fuera real, pero es mejor tener una actitud crítica ante la información (ya sea que venga de los medios tradicionales o de la Internet). Hasta el momento esta carta apunta a ser un invento que reproducen en Twitter, Facebook, y los sitios de los periódicos; todos tienen el mismo valor al tratar la información.

Sólo tú cuando investigas puedes darle un valor de credibilidad a la información que hoy inunda nuestros medios de comunicación y nuestras pantallitas de computadoras y teléfonos celulares.

Fuente>El Club de los Libros Perdidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada