Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Pacurí, la baya del monte



Escrito por José Antonio Radins (Profesor de Biologia)

Especial para Frontera Jesuita

El Pacurí tiene como nombres científicos Rheedia brasiliensis o Garcinia brasiliensis y pertenece a la familia de las clusiaceae. Es un árbol de 5 a 10 m. de altura, con copa globosa y piramidal, un tronco ceniciento y algo rugoso, de 20 a 30 cm. de diámetro. Las hojas son simples, opuestas, coriáceas, lisas, de 7 a 15 cm. de largo por 2 a 6 cm. de ancho, con borde liso y algo ondulado, con un corto pecíolo.

Las flores están dispuestas en inflorescencias en forma de fascículos axilares. Las flores son poco llamativas, blancas, algo perfumadas y con un pecíolo que no supera 1 cm. y se abren entre septiembre y octubre.

Los frutos son globosos con forma de baya, de color amarillo-anaranjado,lisos, de 3 a 5 cm. de largo por unos 3 a 4 cm. de ancho, con una piel que se rompe con un poco de presión exponiendo 1 a 3 semillas rodeadas por una escasa pulpa agridulce. La maduración de los frutos se produce en noviembre.


En nuestra provincia casi no se consume, excepto en algunos casos para la pesca (en especial para el pacú). En Brasil lo utilizan como fruta fresca, para hacer jugos y jaleas, entre otros preparados culinarios. Se debe tener especial cuidado al consumir como fruta fresca, ya que al romperse el fruto se desprende un látex que puede ser caustico.

Al ser una especie que crece cerca de ríos o arroyos, sirve de alimento para ocasionales animales frugívoros y también para los peces si los frutos caen al agua.

Tiene un alto potencial como especie ornamental y en algunos lugares se le atribuyen propiedades medicinales. Como especie para la restauración de ambientes costeros es muy útil ya suministra alimento para la fauna terrestre como para la acuática.

La producción de los frutos se inicia entre los 6 o 7 años de plantación.

Se reproduce fácilmente por semillas y es de crecimiento lento hasta los 3 o 4 años y luego crece con mayor rapidez.

El Pacurí es nativo de Brasil, Paraguay y Argentina. En Argentina crece en Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones.

Fotos: Archivo de José Radins




No hay comentarios:

Publicar un comentario