Un espacio destinado a fomentar la investigación, la valoración, el conocimiento y la difusión de la cultura e historia de la milenaria Nación Guaraní y de los Pueblos Originarios.

Nuestras culturas originarias guardan una gran sabiduría. Ellos saben del vivir en armonía con la naturaleza y han aprendido a conocer sus secretos y utilizarlos en beneficio de todos. Algunos los ven como si fueran pasado sin comprender que sin ellos es imposible el futuro.

domingo, 19 de enero de 2020

Vida Perfecta...




"Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza... cuentan más".

Ernesto Sábato

Compartido por Shanti Om

Bendición



"Que las manos de la vida te conduzcan por el mejor camino. Que la vida acaticie tus cabellos. Que la tierra bece tus pies. Que el sol te abrace. Que la lluvia lave tus angustias. Que las estrellas mimen tus sueños. Que la paz sople lejos tus dificultades. Que la fe fortifique tus metas. Que la felicidad sea tu compañera. Que el amor este en tu regazo. Que tu obra sea mayor que tu sueño. 
Que seas luz para el mundo...
Amén.

Lígia Guerra

Guardianes de Atinis

Corazón


El deseo de alcanzar las estrellas es ambicioso.
El deseo de llegar al corazón es sabio.

Maya Angelou

sábado, 18 de enero de 2020

Colores de la Vida


Verde… rojo… anaranjado… marrón… amarillo… rosado… blanco… azul… rosa… violeta.

Los colores del campo… del bosque… de la chacra… de la huerta… Colores de la vida.

Cesar Rosso Neuenschwander

viernes, 17 de enero de 2020

Conquistar...la Tierra




''De nada sirve al hombre conquistar la luna si termina por perder la tierra.''

François Mauriac

jueves, 16 de enero de 2020

Americanismos: palabras tomadas de lenguas indígenas


Los americanismos son palabras tomadas de lenguas indígenas del continente americano y utilizadas en otros idiomas. Por ejemplos: tabaco, chocolate, hamaca.

Son un ejemplo de préstamo lingüístico, es decir, la utilización de palabras de otro idioma en los hablantes de cierta lengua.

También se utiliza el término americanismo en un sentido complementario: las palabras de idiomas extranjeros (principalmente de las lenguas de los colonizadores, español e inglés) que se modifican para el uso entre las poblaciones indígenas americanas.

Las relaciones entre la lengua española y las lenguas nativas americanas son muy frecuentes debido al intenso intercambio entre colonizadores e indígenas.

Muchas especies (tanto animales como vegetales) encontradas en América no tenían nombre en español por el simple hecho de que nunca habían sido vistas por un español. De ahí que muchas de las palabras que actualmente usamos en español provengan de idiomas nativos.

Ejemplos de americanismos

Ají (del taíno)

Alpaca (del aimara “all-paka”)

Batata (del taíno)

Cacao (del náhuatl “cacáhua”)

Cacique (con origen en los pueblos del caribe)

Caimán (del taíno)

Cancha (del quechua)

Caucho (del quechua)

Chacra (del quechua)

Chapulín (del náhuatl)

Chicle (del náhuatl)

Chile (del náhuatl)

Choclo (del quechua “choccllo”)

Cigarro (del maya)

Coca (del quechua “kuka”)

Cóndor (del quechua “cúntur”)

Coyote (del náhuatl “coyotl”)

Cuate (del náhuatl)

Guacamole (del náhuatl)

Guano (del quechua “wánu” que significa abono)

Iguana (del antillano)

Llama (del quechua)

Loro (de origen caribeño)

Macuto (del antillano)

Malón (del mapuche)

Maíz (del taíno “mahís”)

Maraca (del guaraní)

Mate (del quechua “mati”)

Ñandú (del guaraní)

Ombú (del guaraní)

Palta (del quechua)

Pampa (del quechua)

Papa (del quechua)

Papaya (de origen caribeño)

Petate (del náhuatl)

Piragua (de origen caribeño)

Puma (del quechua)

Quena (del quechua)

Tamal (del náhuatl)

Tapioca (del tupí)

Tomate (del náhuatl “tomatl”)

Tucán (del guaraní)

Vicuña (del quechua “vicunna”)

Yacaré (del guaraní)

Yuca (del taíno)

Aguacate. Esta fruta, también llamada palta, proviene del centro de lo que actualmente es México. Su nombre proviene del lenguaje náhuatl, un idioma previo a la cultura azteca. Actualmente el aguacate se cultiva en zonas tropicales y se exporta a todo el mundo.

Barbacoa. Es la costumbre de cocinar carnes suspendidas en una rejilla por encima de brasas, también llamada parrilla. La palabra barbacoa proviene de la lengua arawak.

Cacahuate. También llamado maní, es una legumbre, es decir una forma de semilla que está contenida, en este caso en una vaina. Los europeos lo conocieron durante la conquista de América, ya que se consumían en Tenochtitlan (actual México). Su nombre proviene del idioma náhuatl.

Canarreo. Conjunto de canales marítimos que se forman próximos a la costa. Es una expresión que se utiliza en Cuba.

Canoa. Son botes angostos que se mueven a remo. Los pueblos indígenas las construían con madera de abedul y utilizaban savia de los árboles. A mediados del siglo XX se fabricaban en aluminio y actualmente en fibra de vidrio.

Caoba. Madera de ciertos árboles de la zona tropical de América. Tiene un color rojo oscuro que lo distingue de otros tipos de madera. Se utilizan en ebanistería (construcción de muebles en madera) porque son fáciles de trabajar y porque son resistentes a los parásitos y a la humedad. Las mejores guitarras también están hechas de caoba.

Ceiba. Árbol con flores que se caracteriza por los aguijones que tienen en el tronco los ejemplares jóvenes. Habitan en los bosques tropicales de lo que ahora es México y Brasil.

Chocolate. Ni el chocolate ni el cacao eran conocidos fuera de América antes de la conquista. Los pueblos originarios de México lo consumían como bebida, y su consumo irrestricto era un premio para los guerreros más destacados en la cultura mexica. Era utilizado como moneda de intercambio entre diferentes culturas. Los europeos lo conocieron gracias al cuarto viaje de Cristóbal Colón en 1502 y adoptaron su nombre.

Cocuyos. También llamados tucu-tucus, su nombre científico es pyrophorus. Es un insecto bioluminiscente (que produce luz) emparentado con las luciérnagas pero con dos luces cerca de la cabeza y una en el abdomen. Viven en zonas arboladas de América, en zonas cálidas como las tropicales y subtropicales.

Colibríes. Entre las especies de pájaros más pequeñas que existen. Cuando fueron descubiertos en América, los europeos los cazaron incansablemente para usar sus plumas como decoración de accesorios de vestuario, lo que llevó a la extinción de diversas especies.

Hamaca o chinchorro. Es una lona o red alargada que al atarse por sus extremos a puntos fijos queda suspendida. Las personas se ubican sobre ellas, utilizándolas para descansar o dormir. La palabra hamaca proviene del lenguaje taíno, que existía en las Antillas durante la época de la conquista. Las hamacas eran utilizadas en América y fueron adoptadas desde el siglo XVI por los marineros, que se beneficiaron de la movilidad de la hamaca: se mueve con el barco y la persona que duerme en ella no puede caerse, como ocurriría con una cama fija.

Huracán. Fenómeno meteorológico que tiene una circulación cerrada alrededor de un centro de baja presión. Se producen intensos vientos y lluvia. Son fenómenos típicos de las zonas tropicales, por lo que el encuentro de los españoles con los mismos ocurrió durante la colonización de la región central del continente americano.

Jaguar o yaguareté. Felino del género de las panteras. El nombre proviene de la palabra “yaguar” que en guaraní significa fiera. El color de su pelaje puede variar entre el amarillo pálido y el castaño rojizo. Además tiene manchas redondeadas que le permiten camuflarse. Se parece mucho al leopardo pero es de mayor tamaño. Vive en selvas y bosques americanos, es decir que los españoles no lo conocían previo a la conquista, y debieron aprender su nombre del guaraní.

Poncho. Esta prenda de vestir obtiene su nombre del quechua. Es un rectángulo de tela pesada y gruesa que en su centro tiene un hueco por donde se pasa la cabeza, dejando que el tela cuelgue sobre los hombros.

Tabaco. Aunque parezca sorprendente, los pueblos europeos no utilizaban el tabaco previo a la conquista. En Europa comenzó a utilizarse en el siglo XVI. Sin embargo, se cree que en América se consumía incluso tres mil años antes de Cristo. Los pueblos nativos lo utilizaban para fumar, masticar, comer, beber e incluso para hacer ungüentos de diversas funciones medicinales.

Fuente:https://www.ejemplos.co/50-ejemplos-de-americanismos/#ixzz6BFI4uvwS

La lengua indígena que desaparecerá cuando mueran las dos personas que la hablan


De acuerdo con los datos arrojados por el censo del 2010 en México, ya no existen hablantes del ku'ahl, debido a que las únicas dos hablantes de ésta lengua fueron incluidas entre los hablantes de pa ipai —misma que el Sistema de Información Cultural de México indica que sólo cuenta con 201 hablantes—, lo cual ha hecho que se crea que es una lengua prácticamente extinta. 

Sin embargo, esas dos hablantes, Teresa y Daria Armenda —tía y sobrina, respectivamente—, se rehúsan a dejar morir su lengua, al tiempo que luchan para que ésta no sea olvidada y quede un registro de ésta, por lo que crearon el Museo ku’ahl, un pequeño lugar en Misión de Santa Catarina, en Baja California en cuyas paredes cuelgan hojas de papel bond en el que se muestran listados de traducciones de palabras y frases del español al ku’ahl.



Este sitio fue encontrado por los periodistas de Pie de Página, quienes recorrieron el estado de Baja California en búsqueda de los grupos indígenas que conforman a los yumanos, en específico: los cucapá, kiliwa, pa ipai, kumiai y cochimí. Durante la realización de esta investigación (El color de la pobreza. Yumanos, los indios más olvidados de México), encontraron este remoto museo y las dos mujeres que aún hablan ku’ahl. 

Ella explica que comenzó a recolectar puntas de flecha y otros objetos propios de su cultura, mismos que según su cultura debían ser quemados o abandonados, por lo que quedaban enterrados y nadie los volvía a tocar, pues «son cosas de los muertos». Sin embargo, Daria, en su esfuerzo de conservar la memoria de su cultura decidió que es necesario recuperarlos. De tal forma, además de las planillas con el registro de su lengua, también es posible observar arcos para la caza, trajes tradicionales, así como objetos de alfarería que formaban parte de sus tradiciones, como un jarrón con dos boquillas que se utilizaba para los casamientos. 

Daria y Teresa se enfrentan a una dura realidad, en el momento en el que una de ellas muera o ambas, su lengua oficialmente morirá y si acaso, lo que puede considerarse aún peor es que aunque ellas siguen con vida y haciendo lo posible por preservarla, el ku’ahl ni siquiera figura en los listados de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) o la UNESCO, puesto que dichas instituciones la consideran como un nombre alternativo para el kumiai —que no es más que otra lengua y grupo indígena de la región y de la misma familia etnolingüística de los yumano-cochimí.
La probabilidad de que la investigación de Pie de Página, los cortos documentales y sus audios sean los últimos registros del habla y la cultura ku’ahl es muy alta, además de que estamos frente a la inevitable desaparición de una de las culturas originarias de nuestro territorio.

Fuente: Cultura Colectiva - 15 de Junio de 2019
https://culturacolectiva.com/historia/ku-ahl-lengua-indigena-yumana-desaparecera-cuando-fallezcan-sus-hablantes?fbclid=IwAR3xys2LeMwC-CJRhBMA3Xf_4P7lYHZKI4LOLnPn7gpA1JJ9sx2fUr8pn3U

La rebelión de los guaraníes contra España y Portugal



Con el Tratado de Madrid, España y Portugal delimitaban sus fronteras americanas, con efectos devastadores para la población autóctona.

¿Recuerdan la película La misión? La obra maestra de Roland Joffé tenía algún punto de anacronismo, porque sus jesuitas parecen más teólogos de la liberación del siglo XX que religiosos del XVIII, pero evocaba con emoción y belleza el drama de los indígenas del Paraguay. Víctimas de la pugna entre España y Portugal, los guaraníes vieron cómo su forma de vida se desmoronaba.
Lejos de Europa, los jesuitas organizaron un sistema teocrático mientras disfrutaban de una independencia prácticamente absoluta. Solo tenían que responder ante dos autoridades, la del rey de España y la del papa. Sus “reducciones” se habían pensado para sacar a los indios de la vida nómada, entendida entonces como sinónimo de “salvaje”. En aquellos poblados se acostumbrarían a llevar una vida cristiana y sencilla.
Pero, para los afectados, el tránsito de una forma de vida a otra resultó traumático. Así se desprende de lamento de un dirigente indio, recogido por un religioso en 1639: “La libertad antigua veo que se pierde, de discurrir por valles y selvas, porque estos sacerdotes extranjeros nos hacinan a pueblos, no para nuestro bien, sino para que oigamos su doctrina tan opuesta a los ritos y costumbres de nuestros antepasados”.
Sometidos y homogeneizados
En todas las reducciones se replicó el mismo modelo. En una gran plaza central se alzaban la Iglesia, el colegio y el cementerio. Las casas de los indígenas, sin ninguna que destacara sobre las demás, se organizaban en hileras paralelas y regulares. El trabajo se organizaba para obtener excedentes agrícolas. Eso chocaba con la mentalidad de los guaraníes, que entendían la riqueza como algo de naturaleza inmaterial: el tiempo para dedicar al arte o a la danza.
La religión cristiana lo impregnaba todo: los campesinos acudían al trabajo con estandartes piadosos mientras entonaban cánticos. La música litúrgica, como bien se refleja en La misión, ocupaban un puesto de espacial importancia en este tipo de comunidades. Los niños recibían formación desde pequeños en este campo.
Había un tiempo para el arte y otro para la guerra. Los jesuitas, conscientes del peligro de una invasión portuguesa, impartieron instrucción militar a sus protegidos. Se organizó así una milicia guaraní. Cada domingo, sin que valieran excusas, los indígenas debían practicar con el arco y el fusil.
El papel de los jesuitas
En la actualidad, la valoración de esta iniciativa despierta valoraciones encontradas. ¿Defensa de la cultura autóctona? Los jesuitas, pobremente vestidos, se preocuparon de aprender la lengua local. Gracias a ellos contamos con vocabularios y gramáticas en guaraní. ¿Paternalismo abusivo? Los religiosos trataban a los autóctonos como si fueran menores de edad, obligándolos a llevar una vida muy reglamentada.
Con todo, para los indios, las ventajas predominaban sobre los inconvenientes. Si aceptaron el sistema fue porque constituía para ellos un mal menor. Valía más la rigidez de la Compañía de Jesús que trabajar para los terratenientes españoles, de trato mucho más severo. El peligro de las bandas de esclavistas portugueses también contribuyó a que los guaraníes aceptaran la autoridad de los religiosos.
En Europa, mientras tanto, los enemigos de los jesuitas aprovechaban cualquier ocasión para difamarlos. Les acusaban de ser traidores al rey porque, según ellos, esperaban la ocasión propicia para alzarse en armas contra la Corona. En realidad, este tipo de comentarios maliciosos se corresponde con lo que ahora llamamos fake news. La fidelidad de los religiosos a la monarquía nunca fue otra cosa que intachable.
Hacia la guerra
El fin de las reducciones vino determinado por la política internacional. España y Portugal, necesitadas de regularizar las fronteras de sus dominios, firmaron el 13 de enero de 1750 el Tratado de Madrid. Los lusitanos entregaron la colonia del Sacramento y, a cambio, recibieron diversos territorios, entre ellos, la región de las Misiones Orientales. Aquí se reencontraban siete reducciones indígenas.


Los jesuitas se vieron sometidos a un dilema angustioso. El tratado les parecía injusto, pero si no lo acataban darían argumentos a todos aquellos que conspiraban para conseguir la supresión de su orden.
nmersos en un callejón sin salida, trataron de ganar tiempo con métodos dilatorios. Sugirieron que el rey había sido engañado y advirtieron de las consecuencias nefastas del acuerdo: los indios iban a regresar a su antiguo paganismo. Eso, en el mejor de los casos, porque no podía descartarse una sublevación armada. Sin embargo, todo este esfuerzo de persuasión fue en vano. Todo el mundo hizo oídos sordos.
De la noche a la mañana, treinta mil guaraníes se encontraron sin bienes y sin techo. No podían quedarse en sus hogares, porque los portugueses iban a esclavizarles de inmediato. Pero, si se marchaban a los dominios españoles, iban a encontrarse con tierras menos productivas.
Puestos entre la espada y la pared, no encontraron más salida que la rebelión abierta. Se desató así la denominada guerra guaranítica (1754-56), en la que los indios pelearon solos contra los imperios español y portugués, empeñados en obligarles a acatar el acuerdo establecido. Ni Madrid ni Lisboa toleraban que los nativos pusieran en entredicho su autoridad.
Sin vuelta atrás
Tras subir al trono en 1759, Carlos III hizo anular el tratado con los portugueses, pero entonces ya era demasiado tarde para solucionar el desaguisado. Aunque algunos indios regresaron a las reducciones abandonadas, todo el mundo era consciente de que no había futuro por este camino. Poco después, en 1767, el monarca disolvió la Compañía de Jesús, a la que acusaba de ser cómplice de la rebeldía de los indios.
Con la marcha de los jesuitas, las reducciones pasaron a estar dirigidas por otras órdenes en lo relativo a las cuestiones religiosas, mientras que el resto de asuntos quedaba en manos de la autoridad civil. En los años siguientes, los poblados indígenas iban a entrar en una decadencia imparable, mientras los nativos se dispersaban. Tras la separación de la metrópolis española a principios del siglo XIX, solo quedaron edificios en ruinas como testigos de la época de esplendor.
Fuente: La Vanguardia - 13 de Enero de 2020

Escrito por Francisco Martinez Hoyos

https://www.lavanguardia.com/historiayvida/edad-moderna/20200113/472804131449/guaranies-jesuitas-tratado-madrid-america.html

Sabiduría Maya

Las enseñanzas mayas nos dicen que,
Cuando las lluvias no caen a tiempo, o cualquier otro llamado desastre natural ocurre, si le preguntas a un anciano maya él responderá:"No hay respeto".

Ray Mond


Compartido por Fernando Emilio Flores

Elementos...